Jamie, un reencuentro con Brittany Howard
4.5Overall Score
Reader Rating 1 Vote

El 2012 fue un año prolífico en la música, tuvimos lanzamientos increíbles de la mano de Kendrick Lamar, Frank Ocean, Tame Impala, Grimes, DIIV, Purity Ring y varios proyectos musicales que se colocaron en el corazón de la gente. Entre toda esa música apareció un album que me voló la cabeza por su sencillez y un sonido que hacía recordar a la música sureña de Estados Unidos, al blues, a las raíces del rock, con una voz llena de soul. Los Alabama Shakes encabezados por Brittany Howard te reventaban un disco titulado Boys & Girls, por fortuna unos meses después de haber llegado esa joya a nuestras manos pudimos verlos en vivo en México para corroborar lo que todos teníamos en la cabeza y las publicaciones alrededor del mundo consolidarían al final del año en sus listas de mejores discos.

Pasaron 3 años y Alabama Shakes lanzaría el Sound & Color, fieles a su so – nido debutaron en el número 1 del Billboard 200 en Estados Unidos. El disco fue producido por Blake Mills, un joven productor con una corta carrera pero que para este 2019 ya ha trabajado con Conor Oberst, Sky Ferreira, Laura Marling, John Legend y Perfume Genius y que con su trabajo con Brittany Howard y compañia sería nominado al Grammy como productor del año.

Este 2019, Brittany Howard alza la mano para colocarse una vez más en los charts alrededor del mundo. La artista de Athens, Alabama nos da un disco en donde experimenta con sonidos pero se mantiene fiel a sus raíces. Jaime, es un disco dedicado a su hermana quien falleció muy joven de retinoblastoma, ella le enseñó a tocar el piano y a escribir poesía, su heroína, su guía y la persona que de forma directa le decía lo que estaba hacienda mal. Ella ya le había dedicado un par de canciones en el disco debut de los Alabama Shakes, pero este disco en solitario es un tributo a la creatividad que fluía a través de Jaime y le transmitía cuando eran niñas.

Once tracks que te van llevando por una montaña rusa con experimentación jazzera, coros pop y sintetizadores que se te clavan en la cintura para ponerte a bailar despacito mientras abrazas a alguien. A la mitad del album hay un baladón enternecedor en donde se aprecia la tremenda voz de Brittany Howard llamada “Short and Sweet”. De ahí se sigue con “13th Century Metal” un manifiesto de Howard de cómo vivir la vida acompañada de sintetizadores y baterías a destiempo que la convierten en una llamada de atención a la sociedad gritando que todos somos hermanos y hermanas. Esa canción es la pieza medular del disco, nació de una sesión de experimentación, es un viaje por el espacio mientras vas descifrando la mente y los sentimientos de Howard; es su respuesta a la depresión en el mundo y a cómo nos estamos yendo a la mierda.

El destino está escrito Jaime es un disco introspectivo, que muestra lo que ha vivido día a día Brittany Howard desde su infancia hasta estos momentos. Es su pequeño grano de arena para cambiar al mundo desde su trinchera, desde su voz, desde su inspiración. En entrevista para Pitchfork, Howard habla de cómo después de un viaje en coche con su esposa se sorprendió del racismo que existe en todas partes y se sintió triste por ello, todo eso se va descifrando a través de cada uno de los temas del disco.

Un disco en solitario se veía venir desde aquella vez que se subió al escenario de Lollapalooza 2015 para cantar y tocar la guitarra con Paul McCartney, la canción que interpretaron fue “Get Back”, un himno que media humanidad conoce y es un llamado para regresar a donde perteneces, volver a casa. Y justo eso hizo Brittany Howard, regresó a donde todo comenzó, regreso a sus influencias, regresó a su hermana y volvió a sentirse ella misma y a sentirse orgullosa de lo que hace, sin miedo. Al final, como dice “History Repeats”, la canción con la que abre Jaime, la historia se repite una y otra vez, nos vencemos a nosotros mismos en cada paso que damos. Reímos, lloramos, nos enojamos y lo único que necesitamos es volver a donde somos felices.

Este texto fue publicado en la edición 175 de la versión impresa de Marvin y pueden comprarla dando click aquí.