James Franco ha sido nuevamente objeto de una demanda alegando explotación sexual por dos de sus estudiantes de su escuela de actuación. En esta demanda presentada en Los Ángeles, Sarah Tither-Kaplan y Toni Gaal alegan que Franco y sus colaboradores varones aprovechaban su posición para tener posibles conductas inapropiadas, según publicaciones del New York Times y la NPR.

El actor nominado al Óscar era socio de una escuela llamada Studio 4, con sucursales en Nueva York y Los Ángeles, junto a su socio Vince Jolivette.

Tither-Kaplan y Gaal se inscribieron a esta escuela en Los Ángeles pagando una mensualidad de $300 dólares. Tuvieron clases adicionales, como su taller para escenas de sexo por el que cobraban $750 dólares.

james-franco-acusado-de-explotacion-sexual

La demanda afirma que las estudiantes tuvieron que audicionar frente a la cámara para que Franco pudiera revisar la grabación. Al parecer, también se les pidió firmar la sesión de derechos por uso de imagen por estas grabaciones.

“A menudo las jóvenes e inexpertas mujeres… eran presionadas a participar en actos sexuales simulados que iban mucho más allá de los estándares de la industria”. Según afirma la demanda.

Gaal dijo que no se le permitió unirse a la clase de escenas de sexo después de expresar su inquietud tras la audición, mientras que Tither-Kaplan dijo que su participación la llevó a un papel en una de las películas de Franco. Fue elegida para protagonizar una escena de orgía donde Franco supuestamente quitó los protectores de plástico que se habían colocado sobre las vaginas de las mujeres mientras simulaba sexo oral. Esta película aún no se ha estrenado.



En 2018, Franco fue acusado de conducta sexual inapropiada por cinco mujeres, incluida Tither-Kaplan. En ese momento, su abogado rechazó los reclamos y Franco los desmintió en una entrevista con Seth Meyers.

“Tengo mi propia versión de la historia, pero creo en estas personas que han estado subrepresentadas al divulgar sus versiones, lo suficiente como para retener cosas que podría decir, solo porque creo mucho en ello. Si tengo que dar un golpe, porque no voy a tratar de refutar activamente las cosas, lo haré, porque confío mucho en ello”.

A pesar de las acusaciones, Franco ha continuado con su participación en el drama de HBO The Deuce, mientras que la semana pasada vio el lanzamiento de su sátira de Hollywood Zeroville, recibiendo críticas negativas y un fracaso de taquilla.

La demanda exige la devolución de cualquier grabación y una compensación por daños. Ambas demandantes comentaron a NPR que esperan que sea una demanda colectiva para que otras mujeres puedan involucrarse. Los representantes de Franco han sido contactados para hacer comentarios pero aún no han respondido.

Foto vía Instagram.