Moldavia es un pequeño país centro europeo que se independizó de la URSS apenas en 1991, pero que también tiene su escena metalera. En ese contexto surgió Infected Rain, una banda que tiene ya once años de vida, y que editó su primer larga duración hace ocho. Hoy, el quinteto tiene ya un contrato discográfico con el sello austriaco Napalm Records y prepara el lanzamiento de su cuarto larga duración, primero que saldrá bajo el amparo de Napalm.

Para celebrar el hecho de que finalmente lograron establecerse con un sello grande, la banda ha editado dos videos en tan solo tres meses: “The Earth Mantra”, que salió en junio y “Lure”, que fue lanzado hace unos días. Con esto, Infected Rain intenta seguir en la construcción de su carrera, misma que ha crecido lenta pero firmemente. Sus primeros años fueron de tocar en su país y algunas ciudades rumanas. Por ahí del 2012 salieron un poco más lejos y visitaron además Ucrania y Bulgaria hasta que en el 2014 habían establecido un nombre lo suficientemente importante como para recorrer 12 países europeos, lo cual fue su primer gira larga y sostenida.

Después, con el establecimiento del formato festivalero como punta de lanza para la escena del metal, la banda comenzó a visitar más países y a codearse con algunos grupos ya mucho más establecidos, hasta que su música llegó a oídos de Napalm y su historia dio un giro hacia la consolidación. Hoy, Infected Rain está en la antesala de una gira de 37 fechas que recorrerá 20 países europeos como Alemania, Austria, Eslovaquia, Reino Unido, Francia, Italia, Suecia, Noruega y Finlandia, entre otros, y que terminará hasta diciembre de este año. “Endorphin”, su cuarto larga duración, estará disponible en el otoño de este 2019.

En cuanto a “Lure”, la banda comentó lo siguiente: “¿Estás cansado de estar rodeado de artilugios y mentiras? ‘Lure’ es un tema arrogante y valiente, lo cual es un sentimiento totalmente nuevo para nosotros. Sentíamos una gran necesidad de gritar por una poderosa urgencia de cambiar el mundo y creímos que debíamos mostrarnos musicalmente más pesados para transmitir el mensaje, por eso los riffs suenan llenos de ira pura”. Así es entonces como se hace metal en Moldavia.