El 1º de junio del 2008, un incendio se desató en los Universal Studios en Hollywood. El siniestro duró más de 24 horas y devastó varios sets de grabación así como el almacén del edificio 6197. Ahí se resguardaban las cintas maestras de la disquera Universal Music Group.

Tuvo que pasar más de una década para que conociéramos el valor de las pérdidas que causó el siniestro Y un artículo publicado recientemente por The New York Times, The Day the Music Burned, reveló que aquel episodio terminó con grabaciones inéditas de Nirvana Nine Inch Nails, R.E.M., Ray Charles, B.B. King, Joan Baez y Snoop Dogg.

Es decir, no hubo género musical que se salvara de tan trágico accidente.

Un reporte que elaboró Universal al año siguiente, estimó que las cintas perdidas podrían equivaler a 500 mil dólares. Para los que miden el valor de esto en otros parámetros, había masters originales que nunca podamos escuchar pues no se habían masterizado o respaldado en ningún formato.

Todos los masters de Decca Records están entre los materiales perdidos. Esto quiere decir que canciones de artistas como Louis Armstrong, Duke Ellington, Al Jolson, Bing Crosby, Ella Fitzgerald y Judy Garland, pudieron haber perecido.

El reporte no señala razones por las que Universal Studios decidió mantener oculta esta información, pero podrían estar trabajando para recuperar tanto como puedan.

No more articles