El pensador y poeta griego Hesíodo precisó: “La fama es peligrosa, su peso es ligero al principio, pero se hace cada vez más pesado el soportarlo y difícil de descargar”. No viene mal cuando vamos a conversar con un músico que milita en una banda en la que su frontman acapara los reflectores.

TXT :: Juan Carlos Hidalgo

Homero se pertrecha en Inspector detrás de los teclados y, sin embargo, ha sido uno de los motores creativos y coautor de muchos de sus éxitos. Esa frase añeja no viene mal, dado que supieron encarar un subidón tremendo, luego un impasse prolongado y de pronto un nuevo retorno –quizá inesperado-.

Inspector está tocando más que nunca y conectando con otro tipo de públicos. En medio de esa vorágine, el hombre del piano se dio a la tarea de crear un portal de periodismo musical que abarcará mucho más allá del mainstream.

Conversamos con un lector voraz y un incansable dínamo de proyectos culturales, apenas al inicio de un año que ya viene cargado de novedades interesantes.

No somos pocos a los que nos interesa el tema de la canción; ha sido muy notoria la influencia de la música electrónica, el hip hop y ahora el trap sobre ella. Con todo, se conserva como un vehículo esencial de expresión musical. ¿A qué lo atribuyes?

Principalmente a su fuerza, que no es mínima y pocas cosas tienen tanto poder como la canción, ¿por qué?, porque sólo en ella se juntan el poder de la música con el poder de la palabra, y eso la vuelve un vehículo esencial de expresión. El hecho de tener la palabra como elemento fundamental hace que la canción sea uno de los medios más esenciales de expresión. Es decir, la canción no conoce de género, sino de música y letra, y esa es su esencia.

El periodista español Carlos Pérez de Ziriza plantea que: “Ya apenas cabe hablar ni de folk ni de pop en un sentido unidimensional, sino más bien de canción popular –en castellano, claro – de muy altos vuelos”. ¿Qué es lo que encuentras en el panorama hispanoparlante de interés?

En cuanto a propuestas musicales encuentro una relectura del folclor, y eso me parece muy interesante porque es un encuentro con la canción en su forma más desnuda. El folclor es expresión popular, y nadar en sus aguas es tratar de entender formas básicas, pero a la vez complejas, en las que hay mucha historia de lo que somos y es nuestra música. Lo están haciendo los españoles con las relecturas del flamenco; Gepe con la canción chilena. Sofía Viola en Argentina y así muchos otros. Esta atención hacía el folclor nos puede dar como resultado que hagamos canciones más poderosas.

En un momento arrancaste con Inspector como parte de un sueño juvenil; te han tocado altas y bajas. Como autor y coautor de muchos de los temas. ¿Cómo enfrentaste este periodo, llamémosle “de madurez”?

Puede ser un cliché, pero la realidad es que todo ha sido un aprendizaje. Nos han tocado momentos realmente complicados o difíciles, pero cada una de esas etapas ha resultado en alguna canción que se ha vuelto importante para el público. Por ponerte un ejemplo: Cuando terminamos la relación laboral con Universal Music y tuvimos que regresar a la independencia, en una especie de bache donde algunos pensaban que nos habíamos desintegrado, regresamos con una canción que se volvió un clásico: “Y qué”. Entonces, en mi experiencia, los distintos periodos los he enfrentado haciendo música porque no hay de otra, por eso hicimos la banda, para hacer música como forma de enfrentar la vida.

¿Qué opinas de aquellos años en que compañías como Motown tenían un equipo de compositores que trabajan a destajo para crear hit tras hit?

La idea que se tenía de “hit” era muy diferente. Ya quisiera yo que hoy un hit fuera del nivel de Smokey Robinson, por ejemplo, jajaja. Pero esto sigue pasando mucho en lo grupero y en la balada pop. Hay una serie de compositores, que casi siempre son los mismos, quienes componen mucho de lo que está en las listas de radio y de plataformas digitales. Componer es un oficio, además de un arte, y se vale vivir de ello componiendo para otros. No es fácil hacer un hit y eso tenemos que reconocerselo a los compositores. Incluso hasta “Despacito” tiene su chiste armónico y melódico jajaja.

Sabemos que estás trabajando en Nada que perdonar, un segundo disco solista; ¿nos puedes comentar de qué va?

Como compositor siempre tengo la inquietud de expresar muchas cosas, incluso muy personales y de maneras distintas. Por eso busco otro tipo de canción a lo que hago con Inspector y también otras temáticas. Este es un disco que quise hacer por mero gusto y no tiene ningún hilo negro, son canciones con estructura tradicional que van sonando entre el rock clásico, el folk y el pop, pero donde la apuesta va a sincerarse en lo que canto. Suena muy guitarrero, nostálgico y las letras hablan o cuestionan cosas que alguien de cuarenta y dos años se puede estar planteando a estas alturas de la vida. Lo que escuché mucho para este disco fue a Bruce Springsteen, Tom Petty, Elvis Costello, Wilco, Calamaro, Quique González, Los Planetas y Grupo de Expertos Sol y Nieve. No sé si suene a todos ellos, ojalá, pero eso fue lo que escuché en el proceso.

¿Piensas en el público cuando compones? ¿Es fácil separar lo que creas para Inspector de lo tuyo?

Sí y no. Es decir, si piensas en el público; es falso quien te diga que no piensa en el escucha y se dedique a esto, pero la idea nace en la intimidad de tu cabeza. Ahí no hay público, solo estás tú, las palabras y las emociones. Ya cuando le das salida es cuando si aparece el público. Y no es algo malo, al contrario, es una forma de agradecimiento, ¿cómo no pensar en quien presta sus oídos para que la canción exista más allá de ti? En cuanto a separar los estilos no me es complicado porque lo de Inspector si está muy definido, es un estilo muy marcado y propio que hemos logrado en más de veinte años. Digamos que lo tengo muy conocido y dominado jajaja.

¿Qué es lo que destacas del trabajo letrístico nacional y qué propuestas te interesan?

De los letristas nacionales destaco mucho el trabajo de Rockdrigo González, Jaime López, José Cruz, Sergio Arau y Mastuerzo, José Manuel Aguilera, Pascual Reyes; Saúl en algún momento. Jumbo y Chetes han escrito letras interesantes también, y de lo más actual creo que Sidhartha tiene algunas cosas buenas también.

¿A partir de qué elementos y situaciones decidiste incursionar en el periodismo digital con el portal La zona sucia? ¿Cómo se ha desarrollado en un año? ¿Qué planes tienes?

Tengo ya varios años escribiendo en varias publicaciones sobre música y cultura. Y estuve haciendo radio por más de diez años. La zona sucia nació por la necesidad de publicar contenidos que no tenían cabida en otros medios donde publico como columnista. De pronto lograba algunas entrevistas con músicos o escritores importantes y resultaba que a los medios que consultaba no les interesaba porque no eran tendencia.

Entonces decidí abrir mi propio espacio, junto a José Juan Zapata, y apostar por el periodismo musical y cultural más amplio.: En un año ha crecido más de lo que esperábamos, porque se han sumado plumas de periodistas importantes en el país y hemos notados que sí hay un público a quien le interesa leer buenos textos sobre música, literatura o cultura. Por ahora la idea es ver cómo hacer que sea más visible, y estamos pensando en sumarle un fanzine en físico que pueda distribuirse en las universidades.

Es necesario que haya buen periodismo musical en el país para que haya un público informado y sensible. Afortunadamente grandes periodistas de México como Enrique Blanc o David Cortés, entre algunos otros, me siguen enseñando de qué trata esto de hacer periodismo musical.

Eres un lector avezado y disciplinado, desde tu perspectiva como músico, ¿cómo es que entiendes la relación entre música y literatura?

Para mí, van de la mano por lo que te mencionaba antes: la canción tiene el poder de la música y la palabra. Y qué mejor manera de aprender a usar las palabras que a través de la literatura. Hay muchos discos que para mí son literatura, como algunos de Cave o Cohen, y libros que son música.

¿Qué nos puedes anticipar del programa en el que estás participando y que se dará como parte de la Feria del libro de la UANL?

Este año habrá un espacio para hablar de rock y literatura y estarán peridostas como David Cortés, Alejandro Gonzáles, Tú (Juan Carlos Hidalgo) y Mónica Maristáin. Se presentará un libro sobre la historia del rock en Monterrey, se hablará de Parménides García, estará el Sr. González mostrando su libro sobre sesenta años del rock en México y además habrá algunas presentaciones de bandas regiomontanas en vivo.