Desde Sicilia, Italia, se ha cocinado un nuevo proyecto de Heavy Metal denominado Hellraiders, que debutarán discográficamente el próximo 30 de marzo con Infernö Records. Autodenominado como Heavy con toques punk, en realidad es un sonido que cae perfecto en la definición de ñero, cuando la palabra es usada como piropo musical. Es decir, suena a un heavy callejero, con actitud, con riffs de corte clásico pero con cierto filo y con mucha actitud.

Hellraiders está activo desde el 2013, pero fue hasta 2016 que lanzaron su primer material, un EP llamado Beat to death. Liderados por Thrasherlady en la voz, de inmediato se agradece no se engancharon con el típico cliché de meter teclados y arreglos que permitieran que cante como si fuera parte de Nightwish o Epica. La voz aquí es directa, al grano y cruda. Lo demás es la formación clásica: dos guitarras, bajo y batería. Algunas referencias para imaginar a qué suenan son bandas como el viejo Raven y Tank.

La energía se desborda por todos lados, se nota cierta intención de respetar la idea de la parte no tan comercial de la NWOBHM, porque si bien la producción es buena, no es tan pulida como se acostumbra en la actualidad, y eso le agrega un aura callejera a la música.

Su primer disco contiene 11 canciones, de las cuales una es instrumental, otra es una versión acústica del tema “They live” (es decir, esa canción aparece dos veces, en versión electrificada y en versión desenchufada) y además tienen un cover de Girlschool, “Emergency”.

Como muchas otras, probablemente no será una banda que desbanque a Metallica en cuanto a popularidad, pero es una de esas que llega a refrescar la escena, a recordarnos que es en el subterráneo donde en verdad vive el metal y también a dejar claro que no porque los grandes emporios digan que el Heavy Metal debe ser con afinidad para la radio, debe ser así. Todo eso se puede escuchar en el primer video-sencillo que han lanzado, “Cursed by Gods”. Si lo que se busca es encontrar bandas que rompan el círculo vicioso del mainstream, Hellraiders puede ser uno de esos pedazos de carbón que al pulirlos, resultan ser joyas preciosas.