TXT:: Alejandro Acevedo

Hal Blaine escogió ser músico de sesión (o músico de estudio) y no se equivocó, pues fue un paradigma de ese oficio que le atrajo en 2018 el “Premio Grammy a Toda una Carrera Artística”, última satisfacción profesional antes de que este genio de las percusiones nos dijera adiós el 11 de marzo de 2019.

Hal Blaine fue un favorito de Bryan Wilson, Herb Albert, Frank y Nancy Sinatra, Simon and Garfunkel…

Su primer gran éxito llegó con la emblemática canción de The Ronettes que compusieron Phil Spector, Jeff Barry y Ellie Greenwich.

Detengámonos, pues, en Be My Baby para mencionar que muchos artistas se han inspirado en su “overture percussive” de Hal Blaine: The Four Seasons (“Rag Doll”), Carpenters (“Only Yesterday”), The Jesus and Mary Chain (“Just Like Honey”), Elvis Costello (“This Town”), entre otros.

Además de Blaine, 20 músicos acompañaron a Ronnie Spector (primera voz). Cher (coros) y Leon Russell (teclados) estuvieron en el estudio para grabar Be My Baby.

Obsesionado con esta pieza de 1963, Brian Wilson fue categórico “Be My Baby es la mejor canción pop jamás grabada”.

“Tuve 35 000 sesiones de grabación, 6 000 sencillos y participé en 40 números uno”, se jactaba al informarlo este pupilo de Gene Krupa que alcanzó a dar de baquetazos en canciones de Amy Winehouse.

A Hal Blaine lo despedimos con un sonoro redoblar de tambor.

Hal Blaine,74, one of the most famous drummers in the history of pop music, poses in front of an oil painting of himself in younger days at his home in Palm Desert. (Photo by Gina Ferazzi/Los Angeles Times via Getty Images)

No more articles