Nueva York tiene una extensa historia de contar con excelentes bandas subterráneas de metal extremo, y tal es el caso de Gutted Alive, un cuarteto que confecciona un brutal death metal que también ofrece elementos de gran técnica y melodía. El próximo 13 de diciembre, por medio de CDN Records, el que ha sido su sello desde el inicio, el cuarteto integrado por Ryan Michael en la voz, Jason Acquilano en guitarra y voz, Brandon Graves en la batería y Adam Shampine en el bajo, pondrá a la venta su tercer larga duración, Killing Desire.

La banda mezcla de gran forma una voz gutural profunda y grave, reminiscente de leyendas como Cannibal Corpse, con otra más cruda y menos grave ofrecida en forma de gritos melódicos que contrastan de manera muy interesante y que provee de un estilo distintivo a su música.

La banda existe desde el 2012, aunque brevemente navegó con el nombre de The Gutted. Poco tiempo después firmó con el sello canadiense CDN Records y ofreció su debut, “Culmination of mutilation” en 2014. Un año más tarde salió su segundo larga duración, “Consumed by carnage” y ahora, en un par de semanas, regresarán con “Killing Desire”, una colección de nueve temas inéditos grabados nuevamente en los Watchmen Recordindg Studios, encabezados por “Cold Steel slash wound”, el primer sencillo.

Recientemente, el guitarrista, Jason Acquilano, explicó en una entrevista con Technicalmusicreview.com que decidió dedicarse al Death Metal porque “no tengo la capacidad para tocar algún género más técnico y tampoco estoy lo suficientemente triste para dedicarme al Doom o el Black. Además, me gusta que en este tipo de música puedes sacar mucha agresividad y brutalidad, es como hacer tus propias películas de horror a través de la música”.

Así, Gutted Alive tiene listo el primer disco cuya mayor parte fue escrita por los cuatro músicos durante sesiones de ensayo. Originalmente, la composición era obra de él y Mike (voz), pero en esta ocasión se permitieron la libertad de colaborar en conjunto y el resultado es, de acuerdo a él mismo, el disco más variado que han hecho, aunque asegura, no ha perdido ni un ápice de brutalidad.

La foto de portada es de Sicken Designs.