Apareció en 2018 con una canción a la que tituló “Guantanamera” (más de 40 millones de escuchas) y desde entonces Guitarricadelafuente la ha venido rompiendo a punta de guitarra y voz, además de una peculiar forma de cante pop. La duda era con que iba a sorprender en su disco debut un artista de apenas 24 años.

TXT:: Juan Carlos Hidalgo

Nacido en Benicassim, terminado de formar en Las Cuevas de Cañart (Teruel), se trata de un músico con gran visión, que decidió poner su arte en manos de Refree, quien se encargó de la producción y entonces la historia fue muy distinta.

Álvaro Lafuente tituló su debut en larga duración con a partir de una frase que le decían los viejos; ellos entendían que los chicos eran La cantera; luego entonces, se puso por la labor de darle una pátina de actualidad a la tradición española y fundirla con esas bedroom songs que están tan vigentes.

Teniendo en mente lo hecho por Bon Iver en composición y recursos de estudio, aquí el folk español se funde con una detallado muy contemporáneo y ello queda demostrado desde la inicial “Mil y una noches”; ese tema ha sido muy exitoso, tan sólo a la saga de “Ya mi mamá me decía”, que acapara la atención popular.

Guitarricadelafuente ahora reside en Barcelona y deja en claro que para él la composición no es un problema; La cantera está compuesto por 14 temas, que brindan a Refree todo el espacio necesario para hacer su magia, y lograr una pieza tan destacada como “Quien encendió la luz”, que es una rumba asumida desde la actualidad y en la que suena a todo lujo un bombo… una canción de “terciopelo y regaliz”.

La cantera es un disco generoso en canciones… mencionemos también “Vidalita del mar” y “A carta cabal”, que cierra el disco. Toda proporción guardada, C. Tangana y Rosalía tienen a un nuevo pariente, pero uno que proviene desde la estética de Sen Senra.

Guitarricadelafuente exhibe maneras de artista fino, de alguien que entiende al pasado y no duda en renovarlo con valentía. ¿Cante pop? Vaya que se deja escuchar y nos viene bien.

También te puede interesar: Flume y las fortalezas y debilidades del hyperpop