En Suecia, y concretamente en el Death Metal, también existe un Big Four. Si bien el término y todas las veces que se ha usado tiene origen mediático, siempre sirve de referencia porque es una especie de etiqueta que denota que las bandas de referencia son parte de una élite. Así, el Big Four del metal sueco lo conforman Grave, Dismember, Entombed y Unleashed.

FOT:: Hans Schoo

Todas han venido al menos en una ocasión a México y 2020 no será la excepción, pues Grave es una de las invitadas a festejar el nacimiento del Candelabrum Metal Fest, con el extra de que tocarán un set muy especial con material exclusivamente de sus primeros años. Así lo confirmó Tobias Cristiansson, bajista, en entrevista exclusiva para Sangre de Metal: “será un set tipo vieja escuela. Ya hicimos un concierto así el año pasado, canciones muy viejas especialmente dirigidas para los fans más veteranos y eso es lo que haremos en México en esta ocasión. Y será especial porque la verdad es que este tipo de conciertos casi no los hacemos”.

También explicó que aunque no es la primera vez que hacen algo así, sí es algo muy raro: “lo hicimos por primera en el 2018 porque era el 30 aniversario de la banda. Tocamos muchas rolas de los primeros demos por lo que fue como regresar en el tiempo, escuchar todas esas viejas canciones, algunas de ellas que incluso Grave no las ha tocado desde esos años (1988 – 89 más o menos) así que fue un arduo proceso el reaprenderse todo ese material, pero fue muy divertido”. Si aceptamos que el Candelabrum es un festival con cierta inclinación hacia el concepto “true”, lo que hará Grave es totalmente extraordinario y, efectivamente, true. Será una presentación tan especial que sólo ha sucedido un puñado de veces, y nada más en Europa.

Tobias es el actual bajista, está en la banda desde hace una década pero aún es el chico nuevo. Creció como fan de ese Big Four sueco y ha podido tocar no solo con sus actuales compañeros, sino con Dismember y la versión AD de Entombed (es prácticamente la misma banda pero tuvierno que cambiar el nombre por una disputa legal), lo cual calificó de “bu¿izarro” y “todo un honor”. Pero como todos, en algún momento de su vida debió entrar al metal, y en su caso, lo hizo más o menos como la gran mayoría de personas de la generación que hoy ronda entre la tercera y cuarta década de vida: “yo empecé a escuchar música más o menos cuando tenía nueve años y eso fue a finales de los 80. Escuchaba lo que pasaban en la radio local, W.A.S.P., Iron Maiden, todo lo que era Heavy Metal. Luego, algunos años después, a principios de los 90 me empecé a interesar en el Death Metal, expandí mi gusto hacia una vibra mucho más agresiva. Ahí empecé a desarrollar un gusto más pesado, quería que todo fuera más oscuro y más intenso y fue ahí que empecé a escuchar a todas las bandas suecas de Death como Entombed, Dismember, Grave etcétera, y también algunas bandas de Estados Unidos. Y es que en los 90 la escena sueca realmente despegó, se volvió popular. Esas fueron bandas muy importantes para mí”.

Con once discos de larga duración y dos EP’s, Grave ha cimentado una muy prolífica carrera musical, sin embargo, ya pasaron cinco años desde que salió Out of respect for the dead”, el más reciente. Cuestionado sobre el futuro y si en él habrpa más música, confirmó que sí: “No tenemos un plan específico aún pero definitivamente tenemos algunas ideas y demos de canciones nuevas así que espero que este tiempo en el que no podemos hacer gran cosa (por la cuarentena derivada del Covid-19) podamos arreglar las canciones, porque todos han traído muy buenas ideas, sólo hay que darles forma de canción. De hecho este fin de semana (esto fue a finales de mayo) nos vamos a juntar por primera vez desde que surgió el coronavirus y vamos a ensayar. Supongo que hablaremos de los planes a futuro y veremos qué rumbo podría tomar el nuevo disco, porque sí lo hemos hablado, es solo que todos vivimos un poco alejados, no es como que ensayemos cada semana, se debe planear con tiempo así que esperemos que la reunión de este fin de semana nos ayude a darle estructura al nuevo disco”. Suena a confirmación formal de que Grave aún no agota los flujos creativos y que tienen interés en seguir adelante, lo cual en estos tiempos donde las bandas de más de 20 años de carrera se dedican a vivir de su pasado, es una excelente noticia.

Como no es común que un fan devoto se convierta en músico de su banda favorita, surgió la curiosidad de cuales son sus discos favortidos de Grave, y esto fue lo que contestó: “Bueno el primer lugar siempre será “You’ll ever See” (el segundo de Grave, editado en 1992) porque fue mi introducción a la banda, compré ese disco cuando era muy joven así que… ese disco tiene un fuego un sentimiento adherido a él que me llega muy profundo cada vez que lo escucho. Luego está el “Souless” (tercero de Grave, editado en 1994). Ese es un disco que me gusta mucho más ahora que cuando salió, lo disfruto mucho”.

Grave es una leyenda del Death Metal, y en ese sentido, del estilo primigenio del sub género: agresivo, brutal y extremo. El hecho de que tocarán en México un set totalmente vieja escuela y que es algo que no han llevado a cabo mas que un puñado de veces es motivo de regocijo; una razón más para emocionarse con el nacimiento del Candelabrum como un nuevo contendiente en el circuito festivalero de nuestro país.