La música de este Ghostpoet es narcótica… produce un efecto de duermevela que se va colando debajo de la piel y nos va introyectando un flujo nervioso que inquieta y nos hace sentir que todo allá afuera está a punto de derrumbarse. Podría decirse que una de sus obsesiones es esa visión apocalíptica del mundo moderno, siempre al borde del colapso y del abismo.

TXT:: Juan Carlos Hidalgo

Lo que hace Obaro Ejimiwe ha ido progresivamente separándose del hip-hop para abrirse sin tapujos a un rock áspero y austero, a partículas de blues destartalado, que son potenciadas por efectos de sintetizador un tanto macabros y oscuros. Nos remonta un Tricky más denso y en el que hay menos de lo íntimo y más de una observación social. No extraña pues que Massive Attack lo hayan invitado a colaborar en el tema “Come Near Me”.

Llega ahora el quinto álbum de Ghostpoet, I Grow Tired But Dare Not Fall Asleep (PIAS, 2020), más convencido que nunca de sus temáticas y el efecto claustrofóbico es palpable. En un guiño del destino, él preparo hace tiempo su material y ahora suena como una banda sonora emanada del confinamiento y la acumulación de la tensión nerviosa. Ha declarado que no deja de sorprenderlo dicha coincidencia.

Dos veces nominado al Mercury Prize (que no ha ganado), nos entrega una decena de canciones llenas de angustia, sopor y miedo al porvenir; estoy convencido de que en “Rats In A Sack” y el tema titular concentran y maximizan el efecto de un álbum algo espeso y oscuro. Las bases rítmicas cada vez se tornan más elementales y desnudas, y enfatizan que se trata de una banda tocando y no elemento programados.

El Primer Ministro Boris Johnson, ha hecho lo suficiente para empujar un panorama desolador para el Reino Unido y en el que priva la desesperanza. Este disco es un hijo putativo de este momento angustiante.  De hecho, la obra de Henry Fuselli creada para la portada lleva por nombre The Nightmare -todo está calculado-.

El sesgo distintivo de este álbum radica en la cantidad de voces de mujeres que ha sido invitadas; por ahí desfilan Art School Girlfriend, Skinny Girl Diet’s, Delilah Holiday, SaraSara y Katie Dove Dixon. Ese agregado le permite obtener ciertas variaciones que enriquecen una escucha ciertamente demandante. A fin de cuentas, Ghostpoet ha sabido explicar muy bien sus intenciones: “Me gusta el lado oscuro de la vida, el que no cubre el pop brillante”.

Afuera hay paranoia y dolor… al interior de nosotros, también.