El “te lo dije” es una renuncia a la virtud. Quizás un “advertido quede” estaría a medio camino entre la virtud absoluta del que calla sus triunfos y la mezquindad del que los airea.

La maquinaria publicitaria últimamente engrasada para no solo vender sino para además adoctrinar, pone en situación compleja a los que con voz tímida divergen y advierten . Se alecciona para comerciar, por mucho que rejuren las empresas que se vende para al tiempo mejorar la sociedad. El camelo inclusivo excluye, es la característica de ponerse bajo banderas; el culo queda tapado por unos colores y la cabeza fuera de otros posibles tonos. Además con sacar el trapito uno queda libre de culpa. Fue hilarante el arranque de la última ¿gala? de los Globos de Oro, que discurrió entre zoom y zoom. Las presentadoras auto denunciaron la falta de diversidad de los premios. Así funciona el terreno de la moral, en el mundo de las apariencias. Si auto censuras, nadie lo hará tras de ti.

Las estandartes están hechos para agrupar a unos y dejar fuera a otros por cosa peregrina como el lugar en el que tocó nacer. Ni que a uno le preguntasen antes. El azar empieza a determinar con colores que deben acompañarnos toda la vida mientras comemos botanas.

Si se piensa distinto sobre la necesidad de convertir los guiones de películas en forzosos esbozos de un mundo ideal, se es un fascista, si crees que bombardear una sociedad con la idea de País, repitiendo su nombre como vértice de una lobotomía social se es un irrespetuoso, si se niega la posibilidad de otra vida tras esta, un aguafiestas, si se opina que la salud nunca debe ser negocio, un comunista peligroso.

En general crear tu propia opinión lejos de la mayoría lleva al ostracismo. Siempre fue así. La diferencia con el 2021 es que la opinión lo es todo y debe ser pública. Sino te muestras no existes y mostrarse sin opinar es como desnudarte con calzones, una decepción para una masa ya en pelotas esperando tu destape.

Así que tristemente puede haya llegado la hora de renunciar a una cuota de virtud para intentar salvar la cordura y la razón,  frente a una maquina social/comercial/ideológica, en la que solo disparatadas ideas conspirativas cinematográficas son atendidas por una ciudadanía sumergida en un mundo idoitizado por series, redes, realitys; ciudadanos icono adictos a aquello que les produzca una vía de escape a sus problemas, no un espejo de sus miserias con las que amanecer esperando llegar entero emocionalmente a la nueva entrega del serial.

Por lo tanto, con por supuesto un gran margen de error, no queda otra que renunciar a una parcela de virtud para intentar que lo cabal no quede hecho papilla por la fiebre de una multitud convencida. Un poco de tono profético a ver si sirve de algo. Al estilo del último disco de Wolfgang Voigt, Rückverzauberung Exhibition, un paseo mefistofélico por el infernal mundo que nos espera a través de una sinfonía de ambient desgarrador.

Ahí tenemos a Biden vendido como redentor, aunque ya solo por una cuestión biológica lo que no hizo ya no lo hará y lo que sí realizó marcará el camino de lo poco que pueda hacer. En menos de una semana desde la entrada en su Consejo de Seguridad Nacional del director de la CIA y el jefe de estado mayor, en tan solo unos días EEUU vuelve a entrar en el juego de la guerra en Siria lanzando un mensaje de bombas a las milicias pro iraníes. El mesías de la inclusividad hoy decía que nada de compartir vacunas con México ni ningún otro país. Al tiempo la regulación migratoria no se va a solucionar con un rápido decreto presidencial como sucedió con el Consejo de Seguridad, “tardará” según informó el tele presentador de las Mañaneras. En el otro lado de Río Bravo las funciones de los militares se extienden a más puestos fronterizos. Texas elimina desde ya cualquier restricción por el Covid 19. 42 mil muertos oficiales no asustan al Gobernador del estado sureño.

Anda revuelta la larga frontera, un día nieva, otro sin luz ni gas y al siguiente se proclama la fiesta. Lo que no cambia son las ansias por una vida mejor en otro país que lleva a miles a esperar una oportunidad de pasar sin hacer ruido. No para de subir la temperatura alrededor de la línea divisoria.

Mujeres y hombres al acecho de sus sueños, o más bien huyendo de sus pesadillas. Si llegas de Nicaragua, El Salvador u Honduras, por ejemplo, y en el tiempo de espera das a luz, no hay una institución de salud que te reciba para el parto. Las letras pequeñas de los acuerdos siempre afectan masivamente a los más débiles. Antes había un imperfecto y corrupto invento llamado Seguro Popular que atendía a cualquiera, ahora hay un incorruptible INSABI que deja fuera a los extranjeros. Esos nuevos seres humanos nacerán desamparados y llenarán los semáforos enganchados al activo, otros saltarán al otro lado y repartirán su suerte entre caídos y vencedores. Lo que es seguro es que ni unos ni otros olvidarán la primera ofensa de no haber sido atendidos. Queden advertidos.