Fleet Foxes han lanzado un nuevo álbum sorpresa siendo este el cuarto material discográfico de la banda, el cual ha sido estrenado para marcar el comienzo del equinoccio de otoño.

El álbum sorpresa fue compartido a las 2.31 pm (BST) de hoy (22 de septiembre) para marcar el comienzo del equinoccio de otoño. Mostrando primero carteles por todo París el fin de semana.

“Shore” sigue al álbum de la banda “Crack-Up” de 2017, y fue grabado en Nueva York, París, Hudson, Los Ángeles y Long Island City entre septiembre de 2018 y septiembre de 2020.

“Veo a “shore” como un lugar seguro al borde de algo incierto, mirando las olas de Whitman recitando ‘muerte'”, dijo el líder Robin Pecknold sobre el nuevo álbum en un comunicado. “Tentado por la aventura de lo desconocido, al mismo tiempo estás disfrutando de la comodidad del suelo estable debajo de ti. Esta fue la mentalidad que encontré, el combustible que encontré, para hacer este álbum.”

El álbum viene completo con un clip de acompañamiento, también titulado “Shore“. Fue filmado en Washington, Oregon e Idaho en 16mm por Kersti Jan Werdal. “Escuché el álbum mientras conducía, y observé paisajes que me hicieron resonar con la música, pero también se mantuvieron por su cuenta”, explicó Werdal.

“El film tiene la intención de coexistir y comprometerse con el álbum, en lugar de estar en una relación directa y simbiótica con él. Las escenas urbanas y narrativas interactúan con los paisajes más surrealistas, en lugar de estar en oposición una con la otra. Mi esperanza es que la película, al igual que el álbum, refleje optimismo y fuerza”.

Hablando del nuevo álbum, Pecknold añadió: “Desde el inesperado éxito del primer álbum de Fleet Foxes hace más de una década, he pasado más tiempo del que me alegra admitir en un estado de constante preocupación y ansiedad. Preocupado por lo que debo hacer, cómo será recibido, preocupado por los movimientos de otros artistas, mi lugar entre ellos, preocupado por mi voz cantante y la salud mental en las largas giras. Nunca me he permitido disfrutar de este proceso tanto como podría, o tanto como debería.

“En febrero de 2020, estaba de nuevo consumido por la preocupación y la ansiedad por este y cómo lo terminaría. Pero desde marzo, con una pandemia en espiral de control, viviendo en un estado fallido, observando y participando en una serie de protestas y marchas contra la injusticia sistémica, la mayor parte de mi ansiedad por el álbum desapareció. Llegó a parecer tan pequeña en comparación con lo que todos estábamos experimentando juntos.

“En su lugar vino una gratitud, una alegría por tener el tiempo y los recursos para dedicar a hacer y una perspectiva diferente de lo importante o no que era esta música en el gran esquema de las cosas. La música es tanto lo más inesencial como lo más esencial. Nosotros no necesitamos la música para vivir, pero no podría imaginar la vida sin ella. Se convirtió en un gran regalo el no tener que llevar ninguna preocupación o ansiedad alrededor del álbum, a la luz de todo lo que está pasando”.