'Magdalene' de FKA Twigs, la reconstrucción después del colapso
4.9Overall Score
Reader Rating 0 Votes

María Magdalena ha sido la representación de una mujer penitente, que es señalada y castigada por la crítica, pero que se redime siguiendo a Cristo. Sin embargo, otra interpretación del personaje la describe como discípula y fiel seguidora, es decir, como una apóstol más. Incluso es considerada por católicos, anglicanos y ortodoxos santa dada su fortaleza y por ser testimonio de la resurrección. 

Bajo esta última imagen alejada del juicio patriarcal es que Tahliah Debrett Barnett, mejor conocida como FKA Twigs construyó el concepto de su más reciente álbum, Magdalene (2019). El nombre de Magdalena como símbolo de empoderamiento personal.

Después de su ruptura amorosa con el actor Robert Pattinson, la extirpación de varios miomas uterinos y la depresión, Magdalene es el resultado de hacerse fuerte, física, profesional y emocionalmente. Después de publicar su primer álbum, LP1, en 2014, FKA Twigs pasó por experiencias que la hicieron crear un nuevo disco arriesgado, crudo y visceral. 

Magdalene de FKA Twigs 2019 reseña

Magdalene fue grabado entre 2016 y 2019, y lanzado el 8 de noviembre bajo el sello Young Turks. La producción estuvo a cargo – principalmente – de Barnett, pero también contó con colaboración de Nicolas Jaar, Koreless, Daniel Lopatin, Benny Blanco, Jack Antonoff, Benny Blanco, Michael Uzowuru, Noah Goldstein y Skrillex. 

La música oscila entre diferentes géneros: electrónica experimental, trap, R&B y avant pop.

Cellophane fue el primer sencillo que lanzó, en abril de este año. Desde este primer tema podemos notar la crudeza que representa álbum al oírla susurrar y repetir “They want to see us, want to see us alone. They want to see us, want to see us apart”, por el temblor de su voz de soprano y por cómo se va quedando sin aliento en algunas frases. La acompaña sólo un piano decadente y algunos sonidos surreales que parecen reverberar en el vacío. 

Cellophane, sin duda, dejó la vara alta para las siguientes canciones del disco. 

El álbum comienza con thousand eyes, con cantos casi religiosos que juegan en la delgada línea entre la dulzura y la angustia. Es una canción minimalista en elementos pero con una producción muy cuidada. Estos detalles terminan de explotar en home with you, hasta sentirse sobrecogedores. 

La cantautora ha dicho que en este álbum dio mayor peso a las melodías que a la lírica. A pesar de que tiene momentos muy profundos, como en sad dayWould you make a, make a, make a wish on my love?”se nota que las letras se quedaron contar al ser la repetición un recurso constante. Aun así funciona para dar un efecto de tensión en la mayoría de las canciones. 

holy terrain cuenta con la colaboración de Future, por ello la canción termina siendo una más “moderna”. El tema no le aporta mayor cosa al álbum y nos hace preguntarnos a qué sonaría si únicamente cantara FKA Twigs, pues ella hace gala de su dominio del R&B, pero Future sólo hace una canción de trap más. 

Con mary magdalene y daybed FKA Twigs deja expuestas sus emociones sin temor al qué dirán. Luego de una compleja introspección, con la música pone en manifiesto lo que el cuerpo siente. 

fallen alien y mirrored heart recuerdan al trabajo solista de Thom York pero con la escuela vocal de Kate Bush. No podemos dar por hecho que son sus influencias, sin embargo, como el trabajo de ambos artistas, fue un álbum muy bien recibido por la crítica dada su fórmula única de pop barroco.

Magdalene es un álbum que no tiene miedo a sonar duro, imponente, oscuro o extraño. Es un material que no contiene las emociones y deja escapar por las esquinas cada fragmento de dolor que se alojó en la artista. Luego, lo retoma con su sensibilidad personal y crea una expresión de feminidad, de una nueva feminidad, fuerte y resiliente, que comienza a tornearse en vísperas del inicio de una nueva década.