El día de hoy se cumplen cien años del nacimiento de la inmortal Chavela Vargas. Recordemos su invaluable legado emotivo con estas cinco canciones cortesía de Festival Marvin con las que, sin lugar a dudas, a este increíble artista le hubiera gustado echarse unos buenos tragos.

-“Serpientes y Escaleras”. Delfina Campos.

Un potente despliegue vocal femenino se suma a una serie de exploraciones instrumentales de carácter nostálgico para conjurar una pieza absolutamente dramática la cual se transforma en el himno perfecto para recordar aquellos tiempos pasados que ya jamás podrán volver.

-“Beba Carrión”. Homero III.

Una rolita plenamente atmosférica la cual nos introduce en una serie de reflexiones ensoñadoras las cuales, irremediablemente, nos remiten a esa belleza entre dolorosa y nostálgica que era característica de las interpretaciones de la gran Chavela.

-“Soy”. Mar Abreu.

Una serie de sonidos de carácter autóctono se mezclan con distintos matices digitales para dar como resultado una pieza que nos recuerda ese orgullo resuelto que fue característico de la gran Chavela inclusive en sus momentos de mayor dificultad.

“Partida”. Dani Bander.

No cabe duda de que la música de Chavela Vargas era la plataforma ideal para desahogar las penas más oscuras. El buen Dani Bander se da a la tarea de recuperar esta emotividad folclórica mediante una adolorida melodía la cual lleva a nuevas fronteras las naturalezas trágicas de nuestros sonidos autóctonos.

-“Las aves sin alas”. URSS bajo el árbol.

No hace falta decir que, durante décadas, Chavela Vargas fue la voz de aquellas clases oprimidas quienes sufren diariamente las vejaciones de nuestro sistema. El siguiente video es una producción audiovisual la cual retoma estas inquietudes sociales para mezclarlas con un potente ánimo de melancolía.