Ceremonia no sólo se trató de música, la carga y activismo social que ofreció y apoyo tuvieron una importante presencia.

TXT:: Sergio Benítez

FOTOS:: Arturo “Flama”

Con una tremenda carga de crítica política y compromiso social, la séptima edición del Festival Ceremonia, siendo Massive Attack, Aphex Twin, Rosalía y Khruangbin, fueron algunas de las presentaciones que mayor atención tuvieron y de las que claramente no quedaron a deber al público que asistió a verlos al Centro Dinámico Pegaso el pasado fin de semana. Fueron 31 bandas las que se dieron cita esta año, representando a 14 naciones: Reino Unido, Irlanda, España, Canadá, Alemania, Francia, Estados Unidos, Brasil, Australia, Rusia, Sudáfrica, Argentina y por supuesto México.

Para esta edición, Ceremonia contó con una nueva plataforma para aquellos que estuvieron dispuestos a desembolsar un varo extra y disfrutar de una experiencia Plus que les permitió gozar el eventos como un invitado especial. Tuvieron acceso a áreas preferentes con un servicio personalizado; además de contar con espacios cómodos y servicios únicos sin tener que hacer filas para disfrutar de manera diferente cada acto en vivo.

El escenario principal, Vivir Es Increíble dio inicio con la salida al escenario de Kuro Deko, quien inició con poco más 100 asistentes frente a él. Tessa Ia, obtuvo buena respuesta de los aún contados asistentes en el Escenario Corona. Aquihayaquihay abrieron un Portal Absolut casi lleno con un público que los consintió coreando sus canciones y moviéndose al ritmo del quinteto mexicano. Roy Blair logró captar la atención de quienes permanecieron en el escenario principal que canción tras canción se pobló más y más.

Kuro Deko

Los beats de Flohio arrojaron fuego tan pronto como salió a escena, la potencia de su voz y los audiovisuales que mostró pusieron salvajes a quienes la escuchaban. En claro contraste, Ambar Lucid y esas notas delicadas salientes de su Stratocaster la conectaron a su público que parecía estar en trance. El dúo argentino Defensa fue el encargado de abrir la pequeña Carpa Traición con un toque suave y lleno de cadencia. La Plebada, otro dueto, este mexicano, hizo lo propio a ritmo de tuba, acordeón y bajo sexto, pero con sabor a música urbana.

Fue un día donde apenas se asomaron unos rayos de sol, para las seis de la tarde el clima enfriaba cada vez más, la cantidad de asistentes no era impedimento para moverse de un escenario a otro cosa que también se agradece al montaje del festival que permitió disfrutar sin mayor problema los actos que se presentaban en los diferentes escenarios. Al otro extremo del festival, Bad Gyal daba continuidad al género urbano que así comenzaba su “invasión” del Ceremonia. Al mismo tiempo Clubz incitaba a la nostalgia con su electro-pop ante un atiborrado Portal.

Flohio

Ian Isiah, apareció enfundado en ropa femenina, peluca afro, cargando una bandera en la que se leía la palabra “Transexual” y reventando los oídos de un público extasiado. La drag queen brasileña Pabllo Vittar prendió la mecha que hasta entonces lucía apagada en el principal, con una voz envidiable y movimientos exageradamente cadenciosos. Pasado el “primer cuarto” del festival, el talento iba de más a mucho mejor o al menos así se notaba en la cara de unos asistentes que a cada minuto invadían las diferentes tarimas.

Al mismo tiempo se dejaron ver Denzel Curry en el Portal y las Pussy Riot que irrumpieron en el Corona. El primero con letras llenas de carga social y samplers de Molotov, Rage Against the Machine y System Of A Down. Las segundas, las de Rusia, con un discurso más político, aunque no hicieron a un lado su activismo feminista, mostrando una pancarta pronunciándose a favor del aborto legal y seguro en México. Serpentwithfeet acabó con la fiesta de la carpa para convertirla más bien en un convivio, pero uno de esos chidos.

Pussy Riot

Entonces con Little Jesus en el principal, se asomaban las guitarras eléctricas por primera vez en el festival, así comenzó la segunda parte del Ceremonia. Con la luz del sol alejándose y el frío de la zona invadiendo el lugar tal y como lo hacían los asistentes a esta edición del festival. Parcels haría lo propio dejando a gusto a la enorme cantidad de fans esperaban ansiosos su participación. Yaeji simplemente salió al escenario para encerrar a los demonios desatados por Curry minutos antes, creando un clima íntimo, casi curativo. Debit, por su parte, regresó la el ambiente festivo a la carpa Traición y lo hizo a base de su mezcla de ritmos latinos y club que pusieron a todos a bailar.

Parcels

Khruangbin, aún con las fallas en el sonido al inicio de su presentación, salieron a romperla. Abrieron a ritmo de funk con “Bin Bin”, siguiendo con “The Infamous Bill”, “August Twelve”, tema de su álbum debut The Universe Smiles Upon To You (2015), “Cómo Me Quieres”, “August 10”, “Mr. White”, “Two Fish And An Elephant”. Los de Houston impregnaron el ambiente del escenario principal con soul, R&B, dub y las los as necesarias de psicodelia. A mitad de set este trío seguía con ganas de mantener a todos presas de música y siguieron el recorrido por su segundo larga duración, Con Todo El Mundo, lanzado el año pasado, tocando “Lady and Man”, “Evan Finds the Third Room” y “Maria También”.

La noche cayó y DJ Koze hacia que el mood electrónico se sintiera en el Corona, mientras que Jon Hopkins mantenía atento a su público con tremendos visuales y animaciones en Portal. Young Boy Dancing Group simplemente crearon su propia fiesta en la Traición. Muchos asistentes seguían disfrutando de las amenidades entre tarima y tarima, otros buscaban alimentarse para aguantar el final de la noche y la mayoría continuaba buscando y comprando un vaso de cerveza que sostener. Con el festival iluminado en plenitud y un frío cortante; todo se alistaba para recibir a las cabezas de cartel.

Rosalía fue sin duda una de las actuaciones y la multitud que se postró en el entarimado principal no dejó duda de ello. Con atuendo en color rojo y peinado de dos coletas, la interprete española se acompañó por seis bailarinas vestidas de blanco que participaron con ella en la mayoría de sus canciones. Con “Pienso En Tu Mirá” arranco fuertes gritos de de unos fans que de manera incontrolable coreaban sus letras una a una. “Como Ali”, Barefooy In The Park”, “De Madrugá”, “Catalina”, “Que No Salga La Luna” , “Di Mi nombre” y “Brillo”, fueron algunos de los temas que siguieron.

Rosalía

Letras con un poderío lírico y musica bailable es lo que le ha permitido a la española acerca de una creciente base de fan en nuestro país. Como un gesto de solidaridad con la “marea verde”, la de San Esteban de Sasroviras, portó el paliacate verde en su muñeca. Fue con los temas “Con Altura”, acompañada por El Guincho, “Aute Cuture” y “Malamente”, que Rosalía terminó su set saliendo del escenario no sin antes agradecer efusivamente al público mexicano.

El haitiano Kaytranada en el Corona preparaba el camino para el cierre del escenario. El dueto Modeselektor mantenía a todos en transe en el Portal; por su lado Faka recuperaba el ambiente festivo en la carpa donde su música parecía una invitación para que decenas hicieran fila en la entrada para disfrutar de su enérgico performance. Para este momento la zona dedicada a la difusión de proyectos sociales había cumplido su labor donde diferentes ONGs participaron brindando información. La comunidad LGTB+ tuvo una importante presencia, por ejemplo, con decenas de drag queens paseando y animando por todas las instalaciones del festival.

Modeselektor

Massive Attack cerraría el escenario principal, iniciando con una dedicatoria mostrada en la pantalla: “Dedicado a los Desaparecidos”, para en seguida ver las siluetas de Robert Del Naja y Grant Marshall y comenzar con una versión extendida de “Take It There” para continuar con “United Snakes”. Esta presentación sirvió de presto perfecto para celebrar con sus fanáticos mexicanos el veinte aniversario de su álbum Mezzanine (1998).

Con un escenario a poca (poquísima) luz en rojos y azules donde mayormente sólo se percibían las sombras de los también llamados 3D y Daddy G, fueron favorecidos por un público expectante y que coreaba una canción tras otra. Horance Andy, primer invitado de la noche, entró para cantar “Girl I Love You” y “Angel”. Continuaron con “Future Proof” e “Inertia Creeps” para dar paso a los escoceses Young Fathers que interpretaron “Way Up Here” y “Voodoo In My Blood”, resultando en versiones por demás histriónicas.

A lo largo de su presentación y como ya es costumbre en los conciertos del dueto de bristol, podían leerse textos que hacían referencia a Hitler, Trump, Corea, imágenes de banderas de diferentes naciones, además de logotipos de diferentes marcas y partidos políticos como una clara forma de protesta. Frases de crítica y alusivas a las redes sociales (“no dejes de alimentar al algoritmo”) al igual que otras de esperanza como “Dar voz a cada persona”, “No más guerras”, “Crear el mundo que queremos” o “Unirnos”, también pudieron verse.

La participación de Massive Attack culminó con “Safe From Harm” y “Unfinished Sympathy” que contaron con la participación vocal de Deborah Miller; mientras que para el encore Elizabeth Fraser cantó “Teardrop” y “Group Four”, con el cover de “Levels”, tema de Avicii entre ambas. De esta manera terminaba actividades el escenario principal.

Massive Attack

Aphex Twin se encargó de apagar las luces en el Escenario Corona con una presentación, su primera en México, inolvidable. La fiesta en la carpa Traición sería terminada por Marie Davidson y el último show del Portal, pero también de la edición 2019 del Festival Ceremonia, fue la de The Blaze.