Cada año, a fines de enero, yo cambio la nieve (y la frialdad social alemana) de Múnich por el sol de California, y eso es apenas el principio de lo que para mí significa asistir a la feria más inmersiva que conozco y que más disfruto: la Winter NAMM de Anaheim. Este año, por culpa del COVID-19, la feria tuvo que transformarse en un evento virtual. Obviamente, nada se compara a vivir la feria estando ahí, pero NAMM ha logrado poner en nuestras pantallas la mejor feria virtual hasta ahora.

TXT:: Carlos Martin Schwab

En vez de los usuales 4 días de jueves a domingo, la feria estuvo activa del lunes 18 al viernes 22 de enero, con el acceso a su plataforma virtual abierto hasta el 1º de marzo. La mejor forma que encontré de resumir semejante evento fue a través del menú principal al que tuve acceso como periodista acreditado (ver gráfica abajo):

Marcas: listado de empresas donde, en cada una de ellas, se incluyeron datos de contacto, eventos de esa firma, documentos y una lista de las personas de la firma presentes en el stand virtual de la feria, con nombre y cargo, y acceso a cada una de ellas.

Productos: listado de los productos lanzados en la feria donde, en cada una de ellos, se incluyeron datos y enlaces web, acceso al stand virtual de la firma fabricante en la feria y la posibilidad de agregarlo a una lista de deseos.

Gear TV: videos de presentaciones de productos.

Artist TV: videos de entrevistas a músicos y presentaciones.

Educación y entrenamiento: videos referidos a esa temática; por ejemplo, fraude en la venta de instrumentos (instrumentos falsificados).

feria-believe-in-music-winter-namm-virtual-por-lejos-la-mejor-feria-virtual

Conocer asistentes: listado de los asistentes conectados a la feria en ese momento.

Mi evento: organizador y agenda personal de la feria, donde agendé los eventos que atendí (en vídeo o en tiempo real; entre ellos, los TEC Awards y Best In Show), las entrevistas que concerté con personas en los stands virtuales (con un máximo de 200, cada una de 30’) y el acceso a las mismas, centro de mensajes y 3 listados: contactos de la feria, lista de deseos de productos y empresas de mi interés. El centro de mensajes permitía también realizar videoconferencias con personas integrantes de stands virtuales.

Sorteos: accesos a sorteos de productos de las empresas que participaron en la feria.

Experiencias NAMM: acceso a stands virtuales de las distintas divisiones de NAMM; por ejemplo, Member Center y The NAMM Store. Primera vez que no compro la playera de ese año en Winter NAMM…

Ponentes: acceso a los ponentes de las mesas de discusión en la feria.

La plataforma facilitaba inteligentemente la navegación dentro de ella a través de múltiples accesos directos; por ejemplo, desde un determinado producto, era fácil acceder a la empresa fabricante y a cualquiera de las personas presentes en el stand virtual de dicha empresa.

Hay una conducta de ciertas empresas (usualmente grandes) que suelo llamar “conducta de castillo” y que, como periodista, detesto. Se evidencia cuando un empleado de una firma, en vez de darte el nombre y contacto de una determinada persona dentro de la firma a la que buscas, te dice “yo pasaré tu contacto y, si les interesa, se pondrán en contacto contigo”. Es como si esa gente no supiera que las redes profesionales (por ejemplo, LinkedIn) existen y casi toda persona está presente allí. En esta feria, con la lista del personal de cada firma presentes en el stand virtual, fue más sencillo acceder a gente que usualmente es inaccesible. Hubo algunas empresas, como Paul Reed Smith y Taylor (dos “castillos”), que no tenía gente en su stand virtual.

Se pensó de un modo muy inteligente en hacer la navegación simultánea con la reproducción de un vídeo: al estar viendo un evento en vídeo, si se necesitaba seguir navegando, la pantalla de vídeo se corría a un lateral de tu escritorio y el vídeo seguía corriendo, permitiendo seguir navegando en la feria.

En cuanto a la calidad de imagen y video de los eventos en video y de las videoconferencias, no tuve problema alguno. La única falla que le encontré a la plataforma fue que la gente usualmente confundió marcar a una persona como contacto (ingresando así sus datos a la lista de contactos de esa persona) con aceptar una videoconferencia. Eso originó que numerosos pedidos de videoconferencia hayan sido aceptados y, llegado el momento, uno de los participantes no se conectó a la videoconferencia, perdiéndose el turno y sin posibilidad de reemplazar el contacto. Entiendo que las plataformas deben manejarse de la forma más intuitiva posible, pero este error originó confusiones graves y una innecesaria pérdida de turnos para videoconferencias.

Hay ánimos de que la Winter NAMM 2022 tenga gusto a revancha. No hay nada mejor para mí que entrar de lleno a esa vorágine de vivencias que a todos nos conecta con el músico que llevamos dentro, y que suele terminar en un día de caminata en el Disneyland de Los Ángeles.

Más info en https://www.namm.org/support/believe-in-music-week