El japonés Tetsu Umehara debuta discográficamente tras años entregado al arte sonoro y visual con la arquitectura y el sonido de las ciudades como fuente de inspiración de dibujos e instalaciones que le llevaron a ser un nombre relevante en la creación contemporánea.

Su álbum de debut titulado Handwritten es una obra de digitalismo abstracto por momentos cercana al IDM compuesta por una amalgama de field recording y música que llega siempre sorprendiendo a distintos estados emocionales, de la calma a un tortuoso sinfonismo.

Umehara describe su primer disco de la siguiente manera: “Si la música es una cultura específica del sitio, entonces el proceso de hacer música no es más que crear un lugar imaginario dentro de uno mismo”.

Handwritten es una oda a los diversos estilos de arquitectura que han influido en Tetsu. Desde la planificación urbana moderna del puerto de Yokohama hasta la expansión inorgánica de Berlín, Tetsu ve la mano fluida del creador artístico en la geometría inmóvil de un edificio. En un intento por reflejar la complejidad disciplinada de una ciudad dentro de la música, Tetsu ha encontrado una manera de hablar sobre la interacción de la dinámica espacial y auditiva.

Está publicado por el label británico Métron Records.