Los Premios Oscar 2019 fue un evento repleto de momentos sumamente intrigantes los cuales ya ocupan un lugar de honor dentro de los anales de la historia del séptimo arte. Éstas son nuestras principales conclusiones con respecto a esta última edición:

-La presentación de Queen fue de lo más anticipado, sin embargo, la interpretación del vocalista Adam Lambert se quedó bastante corta.

-Estos Premios Oscar tuvieron a la inclusión como uno de sus principales puntos de enfoque. Grandes artistas afroamericanos -el discurso de Spike Lee fue de lo más intenso- se dieron a la tarea de transformar a la ceremonia en una plataforma más que adecuada para la denuncia civil. ¡Bien!

-Sin embargo, sería prudente preguntarnos hasta qué punto la corrección política está ejerciendo una influencia contraproducente dentro de los juicios de valor de la Academia. El ejemplo más evidente de dicho asunto es Black Panther, cinta que, a pesar de tener notables puntos a favor -el triunfo de la diseñadora de vestuario, Ruth Carter, fue de lo mejor de la noche-, parece haber sido incluida en la terna de mejor película por motivos absolutamente políticos.

-El premio a mejor actriz fue de lo más comentado. Todos los ojos estaban puestos sobre Yalitza Aparicio; sin embargo, era imposible que Olivia Colman no se llevara la estauilla. Al final ganó la experiencia.

-Una auténtica sorpresa que Christian Bale no obtuviera el premio a mejor actor; esto tomando en cuenta que a los críticos de la Academia les encantan las transformaciones físicas. Sin embargo, no cabe duda de que, a pesar de no ser la favorita de muchos, la interpretación de Rami Malek destaca como un ejemplo de disciplina histriónica.

-Alfonso Cuarón se lleva un par de estatuillas sumamente importantes -mejor fotografía, mejor director- que dejan en claro su calidad como realizador. Sin embargo, es importante cuestionarnos si el hecho de que Roma fuera nominada tanto a la terna de mejor película, como de mejor película extranjera, no fue una elección un tanto “tramposa”. En este aspecto, la cinta de Cuarón se vio un tanto “acaparadora”. Es obvio que la Academia buscaba la mejor forma de darle reconocimiento; sin embargo, esta situación resultó injusta para el resto de las cintas extranjeras.

-El premio a mejor película debió de llevárselo Roma o The Favourite. Esto debido a que ambas son producciones que, a su manera, proponen un estilo que hará escuela en el futuro. Green Book es una gran cinta, sin embargo, a nuestro parecer, no es tan trascendental.

-A pesar de que The Favourite no logró llevarse muchas estatuillas, es suficiente motivo de alegría el hecho de que un director como Yorgos Lanthimos, quien hizo sus primeros pasos en el cine experimental de carácter transgresor, sea reconocido por la Academia.

-Spider-Man: Into the Spider-Verse es una gran cinta animada la cual logra capturar de forma fiel el estilo narrativo propio de los cómics. Sin embargo, ya es tiempo de darle cabida a producciones de carácter independiente. Este debió de haber sido el año de Isle of Dogs.

 

 

 

No more articles