Hace menos de dos semanas, Ema Jolly, mejor conocida como Emika, lanzó su nuevo larga duración llamado Fallin’ in Love With Sadness: desde su título transmite un sentimiento de nostalgia y melancolía que te lleva a una atmósfera rodeada de lagos, colinas, neblina, justo como sería un invierno en las afueras de su lugar de residencia: Berlín.

TXT :: Sharon Lugo

De principio a fin, los sonidos repletos de mezclas extravagantes de atmósferas incitan a permanecer en un horizonte mental especial y se disfrutan las sensaciones que provoca cada armonía del álbum, y es inevitable atribuirle colores, olores e imágenes a esta música en cuanto te atrapa y envuelve tu mente.

Con su tercer material, Emika ha logrado aterrizar y plasmar una serie de sonidos nuevos, que se suman a sus sampleos y sintetizadores distinguidos, sus toques industriales y el minimalismo electrónico que ya es un sello característico de su trabajo.

A propósito del día mundial de la salud mental, el 10 de octubre pasado, Emika coordinó el lanzamiento de este álbum, sumándose al marco de las actividades y donando un porcentaje de las ganancias de la venta de su grabación durante tres semanas. Lo recaudado durante este periodo, será donado a la fundación de la cual es parte: Music Minds Matter, la cual se dedica a brindar ayuda a músicos con problemas de depresión, ansiedad y otros padecimientos.

Buscando el lado más positivo de la tristeza Emika aprende a usarla de inspiración y este disco lo demuestra haciéndote disfrutar de ese lado nostálgico, triste que extrañamente enamora y te hace sonreír. Una tristeza de la que Emika ha aprendido a crear.

No dejes de seguir las noticias de Emika en su fanpage, IG y TT.