Se trata de Erik Wiegand, productor, DJ y más notoriamente inventor/desarrollador de herramientas de producción musical con una importante inclinación a las músicas de dancefloor y la franca diversión del baile sin pretextos, desde la trinchera de la experimentación.

TXT :: Uili Damage  |  Fot :: Resident Advisor/Kasia Zacharko

Para el oído inexperto es fácil encasillar los cortes de Superlative Fatigue, el nuevo largo del alemán Erik Wiegand, o Errorsmith, en las categorías “guapachosas” actuales, como un capricho instrumental. Pero hay una intensión calculada a cada segundo de sonido dentro de cada corte del artista, y en definitiva, es un acierto importante que #MUTEKMX en su 15 aniversario, decidiera incorporarlo a su programa.

Descubrimos por qué en una cándida conversación con el artista:

Has comentado que el equipo Razor y la “síntesis aditiva” han sido fundamentales para darle forma a Superlative Fatigue, tu publicación más reciente. ¿Te parece que, de usar otras herramientas que resolvieran el trabajo el resultado sería igual o parecido?

Mi trabajo como Errorsmith siempre está definido por las herramientas “sintéticas” que programo para crear música. En Superlative Fatigue, usé Razor, y un sintetizador “aditivo” que desarrollé en conjunto con Native Instruments. Ciertamente hubiera ido en otra dirección si hubiera usado equipo distinto. Seguramente notarías que la música la hice yo, pero hubiera explorado las posibilidades que me ofreciera esa otra herramienta, por supuesto.

En Superlative Fatigue se escucha una fuerte influencia de los ritmos africanos de los que actualmente se están apropiando los estilos populares como el regguetón. ¿Qué tan cercano a este sonido ves lo que lograste aquí (por ejemplo, imaginas tu música sonando en las fiestas caribeñas de callejón y esas cosas)?

Es probable que si pones esto en una de esas fiestas se vacíe la pista. Toma algunas influencias de esos estilos pero del mismo modo está muy lejano de los sonidos puristas y estandarizados del regguetón y la soca. Meterlo a un DJ set de esos sería meter a un bicho raro. En mis propias sesiones trato de combinar todo tipo de club music; la música que es inspiradora y creativa que se escapa de las reglas de sus estilos y géneros y que está hecha para salirse de cualquier expectativa. Es una mezcla de rarezas, pero si no las contrastas con tracks aburridos de música alineada a los estándares del género, a las rarezas se les quita lo raro: su loquera se vuelve accesible.

Terminando de tocar una sesión, alguien del público me preguntó qué música estaba poniendo; yo puse más de diez tipos de música distinta y varias canciones que ni siquiera sabría de qué estilo era, pero para esta persona solamente sonó un estilo musical. Eso lo tomé como un gran cumplido.

¿Qué está sucediendo en la música que te rodea en estos días (conceptualmente, melódicamente y extra-musicalmente)?

Me rodea el mundo de la música por via de internet. Y en estos momentos hay muchísimo sucediendo allí. 🙂

Encuentro más música que me gusta que nunca. Creo que es un gran momento para la música. No me veo a mí mismo como parte de una escena homogénea. Como decía, me gusta mucha música de muchos sitios y parece ser que mi propia música es tocada por DJs de trasfondos y enfoques diferentes.

¿Superlative Fatigue puede ser una respuesta opuesta a esto, una idea de hacia dónde llevar estos sonidos o algo más?

La música que yo hago siempre es una respuesta a lo que me gusta musicalmente. Yo absorbo la música y espero transformar estas influencias y agregarle mis cosas. No tengo un gran plan de liderear una escena. Solamente deseo presentar mi propia manera de hacer música sin importar la respuesta que reciba.

¿Cuáles son tus mejores recuerdos en cuanto al proceso que tomó hacer todo tu trabajo previo? Algo que hayas decidido mantener haciendo el Superlative Fatigue

Usar sintetizadores programados por mi en lugar de samples estáticos me facilita modular y automatizar parámetros en la estructura para poder “contar una historia”. Por ejemplo, cuando percibes cambios de timbre, como en las vocales que mutan en el corte “Lightspeed” o “In a Sweat” o cambios de tono aleatorios como en “Who-is” o en “Make or Break”. Improvisar momentos con las percusiones como en “Air bag” también es muy común en mi trabajo.

¿Cuál ha sido la puesta en escena más elaborada que hayas echo y cómo se transporta a tu acto en vivo de hoy?

Este año toqué en el Sònar by Night en Barcelona, en el escenario de Resident Advisor ante un público de varios miles. Este es el show más grande que haya tocado jamás y fue una experiencia muy interesante porque me ayudó a quitarme un poco los nervios para los shows que le han seguido. Sobreviví a ese, “no me pasó nada” e hice lo que me dio la gana en el escenario. 

¿Te viene a la mente algún acto musical que en verdad te emocione (ya sea por su presentación en vivo o por su entrega musical en sí)?

Me gusta mucho la música Singeli de Tanzania. Vi tocar a Sisso con Rehema Tahiri, Jay Mita, MCZO & DJ Duke, Bamba Pana & Makavelli y más colectivos en el festival Nyege Nyege en Uganda, este año.

Y otro para destacar fue Otim Alpha & Leo Palayeng. Me gusta mucho la música de Rian Treanor: el concierto de su papá, Mark Fell, en Berlin hace un par de meses fue uno de los mejores shows que vi este año.

Kindohm está haciendo cosas muy interesantes con su acercamiento a la codificación en vivo y hay muchos más.

¡Recomiendo escuchar mis remixes! Siempre les pongo listado de canciones en la descripción.

¿Algún acto que te interese especialmente de MUTEKMX?

Sí, me gusta Siete Catorce y va a tocar junto con Amazondotcom.

———

No te pierdas la actuación de Errorsmith en Nocturno 1, de MUTEXMX, el viernes 23 de noviembre, a las 21:00 h., en FÁBRICA

Sigue la pista de Erik Wiegand en Twitter, Instagram, su sitio oficial y su fanpage.