La incursión de Tessa Ia en la música va la mar de bien. Con su primer disco fue parte de una gira por doce ciudades e inclusive tuvo la oportunidad de presentarse en el Vive Latino 2017. Reconozco en sus letras íntimas y sus ritmos frescos las razones por las cuales la talentosa artista se ha hecho de una base de fans.

Antes de la salida de su sencillo Quimeras, me reuní con Tessa para hablar de los cuatro temas que conforman su nuevo EP, Breve (2019), así como de la forma en que ha evolucionado como compositora. Todo esto en vísperas de su presentación en Ceremonia 2019.

Txt: Aldo Mejía

Marvin: ¿Hiciste un balance de lo que fue Correspondencia (2016) para saber hacia dónde ibas a llevar Breve?

Tessa Ia: Definitivamente, mis nuevas canciones las abordo con mucha más conciencia; ya no es un “esto pude hacer” sino “esto quiero hacer”. Antes llegaba con mis productores diciendo “esto hice, no sé qué significa, pero esto es lo que tengo”, canciones rarísimas de tres hojas. He ido estudiando y preparándome, y ahora pienso más en qué quiero hacer y con esa idea divago en las letras, las estructuras.

Así que al momento de elegir las cuatro canciones que conformaban este EP, porque quería poner mis cuatro favoritas. Las buenas. Contrario a si hubiera tenido la seguridad de que iba a hacer tres epés, quizá lo hubiera esparcido más; aquí es todo al asador. Es un pop obscuro y eso es lo que me gusta, no es una balada que escuchas en el radio que te tira para arriba.

A Breve lo describo como mi conciliación con el pop; en Correspondencia me peleaba mucho con los que me decían que era pop, porque yo lo escuchaba como rock. Así que me propuse hacer un pop oscuro que me gustara, con una de mis influencias más fuertes que es Grimes; obviamente no hago su música ni pienso en ir hacia allá, pero siento que este material tiene mucho de ella.

Marvin: ¿Fue difícil llegar a este punto medio?

Tessa Ia: Creo que las canciones dieron un gran giro, porque las escribo en mi guitarra y mi director Edu Bucheli me ayuda a maquetarlas. Él entiende mis rarezas, de pronto puedo llegar con una canción de estructura extrañísima y él lo respeta. Ya cuando llegan a manos del productor, él decide si conserva o no esas rarezas, o le da una estilización más digerible.

En Breve trabajé con Yamil Rezc, que me encanta porque es como un científico loco de los soniditos. Entras a su estudio y tiene literalmente estas cosas de científico loco de las que podría salir humito de colores; pero en vez de eso, tiene canicas y máquinas que hacen sonidos que se repiten y le agrega otra cosa hasta que crece el loop sobre el cual corrige y elimina cosas.

Tessa Ia se ve notablemente emocionada cuando habla de su proceso creativo. Mientras le formulo mis preguntas, una sonrisa amplia y brillante se posa en su rostro. Ostenta un humor ligero que se encuentra con las elaboradas ideas que pueblan su cabeza.

Muchas de las letras de su primer disco vinieron de su diario personal; las siguientes, la encontraron con más edad y experiencia. Pero siguen siendo igualmente personales.

Marvin: Siendo tu proyecto tan personal, ¿qué tan sencillo es dejar que una persona se inmiscuya y digan si funcionan o no?

Tessa Ia: Pues, sobre el entendido de que no soy músico de toda la vida y no estudié música, entiendo que ellos saben más. Entonces, al contrario, respeto mucho y me gusta observar para entender. Pero llegué a un punto en el que me involucro más; durante Correspondencia me sentaba, escuchaba y no decía nada, entonces cuando salían las maquetas yo decía “ya está, está listo, lo tenemos” y todos me decían “Tessa no, no tienes idea”, recuerda mientras se ríe.

Para este EP quizá llegué con la tarea más hecha. “Mira estas son mis referencias, un poco diferentes entre sí, pero esta es la referencia de las guitarras que me gustan”, pero a la vez escuchaba a Yamil y no cerrada a nada. Cualquier cosa se puede cambiar. Antes protegía más mis letras y permitía que se involucraran con la música, ahora me meto más en todo.

Marvin: Como actriz que eres en todos los sentidos, una vez que ya comprometiste tus pensamientos, ¿cómo es hacer lo propio con tu cuerpo?

Tessa Ia: Es muy loco porque siempre he dicho que para la música y la actuación necesitas las mismas herramientas, pero usarlas de forma completamente distinta. Mucha gente da por hecho que, por haber hecho teatro, es muy fácil pararte en un escenario a cantar; pero es todo lo contrario y yo nunca sentí pánico escénico hasta que empecé a tocar en vivo.

Estaba acostumbrada a que en el teatro hay una cuarta pared que me protege, una máscara y diálogos, también se entiende que el público no se va a meter, y aquí si no conectas con el público para qué lo haces. Pero todo esto no te lo dicen, lo descubres hasta que estás ahí.

Las letras sí son muy personales pero lo bonito es cuando me doy cuenta de que ya no me pertenecen. Cuando canto no lo hago para mi novio de la prepa sino para cada una de las experiencias personales de quienes están frente a mí cantando. Porque los significados individuales crean uno mil veces mayor al que yo le di a la canción al escribirla.

Todavía siento que hay mucho por explorar, por dejarme ir. Pero es rico ver que voy cruzando mis propias batallas mentales.

En el camino también ha conquistado algunas batallas personales. La más reciente es haber logrado el video de Quimeras, un sueño que Tessa Ia tenía desde hace mucho tiempo y por fin vio realizado. Es el primer video en el he estado durante el proceso checando todo minuciosamente, la edición, el arte que sale alrededor de él. Es como mi bebé, y es de lo que estoy más orgullosa. Estoy muy feliz con el resultado, es como ¡a huevo, yo le metí todo mi corazón a esto y se refleja!, me dice emocionada y feliz.

Los videos, la parte visual de su proyecto cobran particular relevancia para ella porque es ahí donde convergen sus mundos: la música y la actuación. Con los lyric videos tenía ideas claras de lo que quería hacer. De pronto no me metía en la producción, hasta Quimeras. Verga, ¡ese es mi bebé!

Marvin: ¿Cómo fue esa experiencia de romper la cuarta pared con el público a la que estabas acostumbrada?

Tessa Ia: Justo creo que el primer escenario en el que hice un trabajo mental de meses antes y llegué a no preocuparme, fue Vive Latino. Todas las tocadas pequeñas que fueron en Imperial, Bajo Circuito, me prepararon porque con cada una el miedo bajaba un poquito y cada vez estaba mas cómoda en el escenario, aunque si pasaban los días, volvía a burbujear el miedo.

Para Vive Latino siempre pensé que era una experiencia que quería disfrutar, pasarla bien y me di cuenta de que la gente que venía a verme y escucharme, no a juzgarme sino a cantar a todo pulmón y a pasarla bien. Y cuando yo la paso bien, ellos también. Entonces entré desde la primera canción relajada y feliz, porque estaba en un lugar que en mi vida creí que iba a pisar.

Y ahora me entusiasma volver a los escenarios, porque el capitulo de Correspondencia se queda atrás y ahora es como de qué hago. Y me encanta esa parte evolucionar, porque si ya hice algo, es como de y ahora qué.

No tengo del todo claro a dónde voy, no sé a dónde quiero llegar. Sólo sé que tengo un camino; qué cosas me funcionan en el día a día que me empujan hacia lo que me gusta y me interesa, me dice considerando cada una de sus palabras.

Esta reflexión permanente no es gratuita. Quienes la sigan en Instagram podrán reconocer a una mujer de lecturas constantes. Es por ello por lo que le pregunto cómo influye ese gusto en su proceso creativo.

Tessa Ia: A momentos de forma súper obvia, como la palabra que le robé a Rosario Castellanos para la canción Cerdo, que fue infecto. ¡Palabrón! Alejandra Pizarnik me inspira al momento de escribir sus letras, por su forma metafórica o surreal, existencialista al final. Pero supongo que es lo que llevo haciendo toda la vida, me encanta y me siento bien. Cuando pierdo la costumbre a temporadas, me siento insegura, como si bajara mis armas de batalla.

Alguien me preguntó por qué usaba más allá de las diez palabras que usa el reggaetón, que cómo esperaba que la gente entendiera eso. Y yo escribo como yo entiendo y quienes entiendan se subirán al barco conmigo, no subestimo a quien me escucha. Al contrario, cuando aprendo nuevas palabras, ¡me encantan!, y trato de meterlas.

Crecer, alimentarte todo el tiempo, así es el arte.

Aldo Mejía entrevista a Tessa Ia para Revista Marvin.

Tessa Ia | Foto de Lou Peralta.

Hasta este momento de nuestra plática todo suena bien en su trayectoria, así que le pregunto por su último tropieza profesional. Luego de pensarlo algunos segundos, Tessa Ia se ríe y bromea, es que yo no me equivoco, me dice mientras se mece el cabello por sobre el hombro.

No es que no tenga tropiezos, pero acepta que lo que da a conocer a sus seguidores de redes sociales son las luchas que va conquistando. Como ejemplo me pone el cierre de tour que produjo ella sola para Correspondencia. Fue muy fuerte y muy rico poder decir, “yo hice esto, yo sé que puedo sola”, me comparte.

Uno de los versos que más sentido me hacen personalmente en la música de Tessa Ia está en Luciérnagas:

A veces siento titilar aquella voz del bienestar
que me dice que merezco todo aquello que ya tengo.
Si por casualidad, se me antoja un poco más
que lo tome y lo haga mío sin remordimiento.

Marvin: ¿Cómo te preparas para aceptar todo lo bueno?

Tessa Ia: Creo que me remite justo a la creación del cierre de Correspondencia porque me sentía increíble en todos los sentidos. Pero venía de algo terrible porque corté con mi novio, dejamos de vivir juntos, lo que fue un gran cambio. Y en vez de sentirme triste y desamparada, decidí en ese momento hacer el show como catarsis.

Platicando con amigo, enumeré varias cosas por las que sé que soy una chingona y me permití estar orgullosa por los logros. Eso no significa que ahí me voy a detener, pero en ese momento fue clave reconocer las cosas que sí había hecho.

De repente creo que en la sociedad te meten esta idea de cuando te halagan el suéter te haces menos, ¡y no!, tienes que decir ¡a huevo, mi suéter es una verga, con permiso!

Luego de una risa plena, Tessa acepta que no está en el mismo punto que experimentó en ese entonces, pero se mantiene creando constantemente, corriendo hacia arriba por la montaña.

Como planes a futuro, además de los que competen a la actuación tiene casi listos un par de EPs más en los que, me dice emocionada, la podremos escuchar más madura. Además, este fin de semana será la encargada de inaugurar uno de los escenarios en Ceremonia. Ya va siendo hora de dejar de menospreciar el pop.

No more articles