Si en la calle hoy se ven tantos copetes elevados y bien engomados, en algún nivel tiene que ser responsabilidad de los Rebel Cats. Un grupo que desde su nacimiento le regresó al rockabilly un foco que parecía haberse desdibujado y hoy brilla tanto como los zapatos bien lustrados y las chamarras negras de cuero.

Hace unos días me encontré con ellos para platicar sobre su siguiente disco, Puro Cañonazo, en el cual revisitaron algunas de las canciones más populares del rock mexicano en la década de los noventa. Así como de su responsabilidad al abanderar la escena rockabilly nacional.

Txt: Aldo Mejía

Marvin: ¿Cómo se decidieron en esta ocasión por hacer un álbum de covers?

Vince: La idea era sacar un disco con temas originales, estábamos trabajando en ese cuando Jay de la Cueva, que es nuestro productor, nos sugirió que nos guardáramos esas canciones e hiciéramos éste, Puro Cañonazo. Después de divagar entre qué covers, se me ocurrió que hiciéramos algo de rock en español de los noventa, que fue lo que a mí me tocó. Quisimos hacer un doble viaje en el tiempo. Recordar esa década y el estilo de los años cincuenta.

Hicimos una selección de ocho temas de las que creemos que nos apoderamos y le aportamos algo. Hicimos arreglos muy interesantes con Jay. Mashups como el de La Dosis Perfecta de Panteón Rococó con lo que hizo a principios de los sesenta Del Shanon.

El segundo sencillo fue El Duelo de La Ley y en el solo recordamos a los Shadows, con uno de sus temas icónicos. Aprendimos mucho en el estudio y a la hora de la preproducción también estuvo un talentazo, Javier de la Cueva, el papá de Jay.

Marvin: En toda su carrera los he visto rodeados de amigos. ¿Cómo es decidir con quién trabajar?

Vince: A veces son cosas muy planeadas y platicadas, siempre en un ambiente de buena vibra, cariño y amistad. Las pláticas surgen en afters o comidas. Por ejemplo, de repente estaban Los Tres acá y platicando les preguntamos cuándo se iban y fue de “mañana vámonos al estudio”. Y al día siguiente ahí estábamos.

Con Johnny Laboriel, fue algo muy especial. Queríamos hacer algo con él y mi papá consiguió el teléfono con una amiga en común. Pero en lugar de marcarme a mí para darme la buena noticia de que tenía el teléfono de Johnny, le marcó a él accidentalmente.

Estuvo chistoso porque él quería preparar el speech para proponerle el proyecto y cuando Johnny le contestó, tuvo que improvisar.

Vincent Van Rock: Nunca había hablado con él y le dije que teníamos este proyecto, le platiqué de nosotros. Me preguntó que cuánto había, le dije que nada, que era de cuates y dijo que estaba bien. Me pasó el teléfono de su coordinadora y me dice “y ya no me estés chingando que estoy viendo el fútbol”.

Le hablamos a la coordinadora y cuando llegamos al estudio a grabar, fue padrísimo. Entre risas y llantos de nostalgia, cuando vio su disco cuando se lo llevó uno de los muchachos a firmar.

Sin voltear a verme, padre e hijo recuerdan cómo fue su mamá quien le dijo a Laboriel lo mucho que a Vince le gustaba esa canción y el escucharla de esa manera, le provocó el llanto. También me adelantan que grabaron una canción con Drake Bell, que sigue guardada y en algún momento verá la luz.

Los Rebel Cats demostraron que el resurgimiento del rockabilly no es una cuestión de nostalgia y es un género que sobrevive por el talento de los nuevos grupos y por el cariño que el público le tiene al ritmo. Vince me comparte que no está muy seguro del por qué se piensa que el rockabilly es un género nostálgico.

Concuerdo cuando dice que al punk no le sucede eso cuando éste nació en el setenta y, explica, los ritmos siguen inspirando a las nuevas generaciones. Los 14 años de trayectoria que llevan los Rebel Cats son prueba de ello.

Marvin: ¿Cómo conservan su esencia y la mantiene fresca?

Vince: Para mantenernos frescos, nos funcionó muy bien el hacer las colaboraciones con las nuevas generaciones. Por ejemplo con Pato Machete o hacer estos covers. Es curioso que todas las bandas que están tratando de grabar ahorita, están buscando grabar análogo, quieren micrófonos e instrumentos viejos. Quieren rescatar las formas tradicionales de grabar.

Ya pasó el hype de los viniles ahora está el de tapes. Por supuesto que lo hemos hecho bien y nos hemos adaptado a lo nuevo.

Vincent Van Rock: Lo importante de la música es el sentimiento, y eso lo tienen las nuevas y las viejas generaciones. Hay que ver bandas y algo podremos aprovechar. Hay que aprender de todos.

En este tramo, fue del músico y productor Jay de la Cueva de quien escucharon consejos. Él les dijo que era momento de hacer un disco cercano a la experiencia de ver al grupo en vivo. Y le hicieron caso sabiendo lo mucho que ha hecho en su trayectoria. Inclusive Vince presume lo mucho que sabe Jay de la historia del rockabilly.

Marvin: ¿Tienen los Rebel Cats una responsabilidad con el rockabilly?

Vince: Claro que sí, es una responsabilidad enorme el dar a conocer esta cultura. Empezamos con un primer disco con muchas influencias y conforme fueron pasando los discos las pulimos tanto en sonido como en imagen.

En todos estos años que llevo escuchando e investigando, he aprendido muchísimas cosas y sí es una gran responsabilidad porque no me gustaría que le pasara al rockabilly lo que a otros géneros, que no llegaron en su manera pura, en México se tropicalizaron de inmediato. Si en un futuro alguien quiere experimentar, no hay ningún problema, pero nosotros quisimos enseñar realmente de lo que trata.

En 2016 sacamos un EP muy importante, que teníamos que hacer de la manera en la que grababan Elvis Presley y Johnny Cash en los inicios de su carrera, en la Sun Record Company. Tocaban nada más con contrabajo, guitarra acústica y guitarra eléctrica; no usaban saxofón, batería o piano, nada. Creo que era importante hacer un disco de esa manera para llevar al rockabilly en su forma más pura.

Vince acepta y asimila las críticas que le llegaron en ese momento pues el grupo cambió las chamarras de cuero por una vestimenta vaquera, a la usanza de Presley o Cash, artistas del sureste estadounidense. El rockabilly es country rock, me explica Vince, y no se puede separar de ese elemento cultural.

Ver a este grupo en vivo es una experiencia aparte. Terminan sin playera, corren por el escenario y es inevitable bailar. Vincent asegura que cada uno de esos elementos es importante, pero anteponen a todo la calidad de la ejecución de sus instrumentos. Procuraron dar confianza y seguridad a sus nuevos integrantes pues es una nueva generación contagiada de la emoción del rockabilly.

Ahora están enfocados en promocionar Puro Cañonazo; y poco a poco siguen componiendo para un próximo disco. Divertidos, dicen que no hay momento perfecto para escribir y hasta en el baño lo han hecho.

Sin embargo entre los sueños que tiene Vince está el grabar una sesión en vivo en Sun Record Company, donde trabajaron Presley, Cash y B.B. King. Sentado a la mesa con ellos, soy testigo de una chispa que prende en el futuro de Rebel Cats y el resto se contagia de esas ganas de seguir tocando.

Rebel Cats horario en Festival Marvin.