Txt: Aldo Mejía

En algún momento del 2015 conocí a HONNE cuando apenas habían concebido un par de Eps. Meses después consolidaron su disco debut Warm On A Cold Night (2016), placa que escuché hasta el cansancio en jornadas de caminata nocturna, al calor de la emoción del amor naciente y hasta la desazón de la eventual ruptura.

El entusiasmo que sentía por ese disco –el cual persiste– me hacía pensar en si la siguiente placa se sentiría igual de emocionante. Y sucedió, Love Me/Love Me Not (2018) jugaba con la dualidad del amor y del desamor. Pero no fue sino hasta septiembre del año pasado que pude ser testigo de su acto en vivo.

Hace unos días entrevisté al productor James Hatcher, una de las mitades de HONNE, y para empezar tenía que preguntarle sobre cómo va la respuesta de sus fans ante la segunda placa.

HONNE: ¡Magnífico! Todo ha ido muy bien. Tuvimos un gran recibimiento desde que lanzamos las primeras canciones y da gusto ver que la gente adoptó este sonido y las composiciones como propias tanto como las del álbum anterior.

También es sumamente tranquilizante darnos cuenta que no era un tiro de suerte lo que hicimos y que el paso siguiente de nuestro sonido también cayó con agrado. Lo hemos podido constatar en los conciertos, incluyendo el de Ciudad de México.

Marvin: El éxito obtenido con el primer disco, ¿puso algo más de presión para la segunda producción?

HONNE: No, no creo. Nuestro motor más importante siempre ha sido la música y nunca pensamos en hacerlo más grande o en lo que parezca más lucidor. Estamos descubriendo a cada paso qué tipo de música queremos hacer y ver si podemos llegar hasta ella en cada álbum que entregamos. No había presión, pero sí existía la esperanza de que la gente fuera receptiva con lo que decidiéramos hacer para el segundo álbum.

Le expongo a James que me da la impresión que su primer disco tenía un aura más nocturna, mientras que este se percibe más soleado. Y no estoy tan perdido al parecer pues, me explica, cuando empezaron a hacer música estaban en la universidad y tenían trabajos de medio tiempo.

Así que tenían que reunirse cuando el sol empezaba a ocultarse y experimentaban hasta muy entrada la noche. Así que creo que adquirió cierta atmósfera, me dice.

HONNE: Para el nuevo álbum, pudimos componer mucho más durante el día mientras estábamos de tour con el disco anterior. Dimos fechas por todo el mundo, pasamos un buen tiempo en Norteamérica, donde hay mucho hip hop y queríamos incluir esos elementos, así que creo que es por ello por lo que tomó tal dirección. Lo que está bien, porque ahora lo puedes escuchar tanto de día como de noche.

Aldo Mejía entrevistó a HONNE para Marvin.

Facebook: HONNE.

Sin embargo, no es la única dualidad que se percibe en su trabajo. Love Me/Love Me Not juega claramente con el amor en dos facetas cruciales: está o no está. Así las fueron soltando en pares, una y una.

HONNE: Todo lo que escribimos está basado en una experiencia propia, en algo que nos pasó a nosotros, o le sucedió a alguien de nuestro círculo cercano. Por ejemplo, Location Unknown, que sería de la parte Love Me Not, es una canción sobre la experiencia de estar de tour, lejos de casa y por supuesto de quien quieres.

Day 1, del Love Me, es sobre cómo ha sido tener una relación tan larga como la de Andy desde hace diez años, y que cada día que pasa con su novia es como empezar de nuevo. Así que escribir canciones es tan sencillo como las experiencias se sucedan.

Verlos en vivo, quienes lo hayan hecho, es una grata experiencia. Sobre eso, James me platica que esta vez ha sido más sencillo armar el show puesto que siempre habían querido tener una banda que los acompañara en cada concierto para no ser sólo dos tipos detrás de sus computadoras.

Fueron dos procesos diferentes, me explica, pues se preocuparon primero por tener un buen disco para después pensar desde cero, ya con los músicos, en cómo tener un buen disco.

Marvin: Sé que tienen un affair con la cultura asiática pero, ¿cómo les ha ido con México?

HONNE: ¡Estamos absolutamente enamorados de México! Pudimos experimentar primero un show en un gran festival al aire libre, para luego regresar y hacer un concierto en un venue nosotros solos. La gente es increíble, la comida es maravillosa y ya no digamos de la ciudad, ¡es un paraíso!

Estaremos de regreso muy pronto, así que nos entusiasma el sólo pensar que pronto estaremos de vuelta, porque nos gusta llegar un día o dos antes y disfrutar de lo que tenga que ofrecer el lugar. Es toda una experiencia tu país.

En cuanto termine de escribir esto, voy a salir a buscar la noche. Con suerte voy a encontrar el equilibrio entre el frío interno y la calidez que viene de la música.