Los suecos Enforcer y los canadienses Warbringer se juntarán los próximos 29, 30, 31 de agosto y 1º de septiembre para ofrecer una serie de conciertos en el Musicantro de Monterrey, el Circo Volador de la CDMX, el Búnker de San Luis Potosí y el Foro Independencia de Guadalajara, respectivamente. El combo resulta atractivo por la mezcla de sonidos, pues Enforcer es una de las bandas de Heavy/Speed de más impacto en la última década, mientras que Warbringer se decanta por un Thrash técnico que le ha supuesto un importante crecimiento en la escena mundial actual.

Enforcer llega a México con su quinto larga duración, “Zenith”, lanzado apenas en abril pasado. Apoyado por Nuclear Blast, el disco ha causado cierta controversia porque el cuarteto cambió su clásico estilo veloz por tiempos mucho más lentos. Si bien hay algunas canciones que exhiben el por qué se les considera pilares de la llamada New Wave Of Traditional Heavy Metal, en esta ocasión decidieron incorporar también elementos más tipo Hard Rock en su música.

Independientemente de esto, su base de seguidores en México es bastante fiel y numerosa, por lo cual es fácil imaginar que la fiesta estará prendida. Por su parte, la banda sabe que en este país su impacto ha sido grande y por ello ha estado activa en la promoción de sus presentaciones. Por ejemplo, hace algunos días publicaron una nota de Facebook en la que se leía lo siguiente: “México, estamos listos para las quesadillas con o sin queso!”. La respuesta fue tan positiva que la promotora Helados Producciones terminó por crear una encuesta para determinar si las quesadillas llevan queso, o no.

Enforcer y Warbringer iniciarán gira norteamericana en México

Su visita será también un buen motivo para adentrarse más a lo que pasa alrededor del cuarteto, pues también hace algunas semanas se editó en México el disco debut de Forever, proyecto alterno del baterista Jonas Wikstrand, un disco de AOR que, independientemente del marcado alejamiento del sonido Enforcer, tiene una calidad compositiva realmente sorprendente.

Como dato curioso, la última vez que estuvo la banda en México les tocó alternar también con Warbringer, sólo que en aquella ocasión los canadienses apenas se daban a conocer en nuestro país, y en esta ocasión llegarán ya como un conjunto mucho más reconocido. Después de México, ambas bandas emprenderán en enorme tour de 54 ciudades en 54 fechas por Estados Unidos y Canadá.

En ese contexto, cabe destacar que Warbringer ha tenido un ascenso más lento que Enforcer, pero que finalmente ha llegado a un punto en el que, por ejemplo, toda la gira norteamericana (México incluido por supuesto) es con ambas bandas como co estelares. El camino ha sido difícil, pero el quinteto lleva una carrera anclada en el supuesto más básico del metal: sacar discos y salir de gira con la actitud de tocar en absolutamente cualquier sitio en el que alguien los quiera llevar, sin importar mucho las condiciones. Así, lo que logró la banda fue que miles de personas en todo el mundo los conocieran en vivo, quizás antes que escuchar alguno de sus cinco discos en estudio. Establecieron su nombre con trabajo arduo y hoy la recompensa es, por ejemplo, pegarse con una banda cuyo impacto fue mucho más inmediato y espectacular.

En cuanto al concierto en sí, se puede decir que la combinación de géneros es atractiva. Si bien existen diferencias obvias entre uno y otro, Heavy y Thrash son algo así como primos hermanos que se llevan bien. Ambos están sustentados principalmente en el trabajo de las guitarras y la creación de riffs; en vivo, ambos se construyen con base en presentaciones dinámicas que no suelen tener caídas visibles de intensidad, son generadores de actividad intensa entre la audiencia en formas como mosh pits y circle pits, lo cual a su vez genera un importante consumo de cerveza, la bebida idónea para calmar la sed provocada por la actividad física de la audiencia y ambos tienen en su estructura un espacio importante de interacción entre banda y público. Sumados todos los elementos, lo que se obtiene es una gran fiesta.

Enforcer llegará entonces con disco nuevo bajo el brazo, mientras que Warbringer promueve aún “Woe to the vanquished”, su más reciente larga duración, aunque también han dicho que en esta gira tocarán algún tema nuevo, pues ya tienen grabado el que será su sexto álbum, mismo que se encuentra en proceso de mezcla.