A pesar de que en California el confinamiento se ha extendido a finales de mayo, Elon Musk – CEO de Tesla y SpaceX – ha ordenado reabrir la planta de Tesla que se encuentra en Alameda.

La noticia la dio a conocer a través de su cuenta de Twitter en la que anuncia que este 11 de mayo la fábrica reanudó actividades y que “si alguien es arrestado, pido ser solo yo”. Musk también estará en la planta a partir de este día.

La polémica

La decisión se une a la demanda que el empresario interpuso el 9 de mayo contra el condado de  Alameda por impedir que la fábrica volviera a sus labores a pesar de que según él, está dentro de la descripción de negocios esenciales y que otras plantas automotrices fueron autorizadas para volver a trabajar.

Por su parte, la oficina del Sheriff dijo que sí estaba autorizado para laborar con operaciones mínimas básicas como inventarios, nóminas y teletrabajo, no podían montar coches. Valerie Workman, de recursos humanos en Tesla dijo que “las personas necesitan acceso al transporte y la energía, y somos esenciales para proporcionarlo”.

Mientras la discusión entre la empresa y las autoridades se resuelve, en la fábrica de Musk las actividades han vuelto, así lo muestran fotografías recientes en las que el estacionamiento del lugar se ve lleno de autos.

Hoy, 12 de mayo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio su apoyo a Elon Musk vía Twitter, en una publicación en la que instaba a las autoridades de Alameda autorizar a Tesla volver a trabajar.

Es bien sabido que tanto el mandatario como Elon Musk han menospreciado el peligro de la pandemia de coronavirus actual, de hecho, el empresario llegó a publicar que “el pánico al coronavirus es tonto” y comparó las muertes producidas por el virus con los accidentes de tráfico.

Tal parece que haberse convertido en padre recientemente no ablandó el corazón de Musk ni lo hizo preocuparse un poco de poder llevar el virus aún sin cura a su casa.