Aquí una banda canadiense de stoner psicodélico que se encuentra a punto de lanzar su EP Chapter 99, segundo en su cuenta. Éste fue escrito, grabado y producido por el mismo grupo, impulsado u obligado, como cientos más, por el encierro pandémico. Así lo explica Electric Mistress: “amigos, este EP llevaba mucho tiempo preparándose. Igual que tantas otras bandas, el que al inicio de la pandemia no pudiéramos juntarnos para ensayar o componer por falta de permisos complicó todo. Por esa razón decidimos hacer casi todo nosotros mismos de manera remota”.

TXT:: Luis Jasso

Terminan el comunicado con la frase: “esperemos que valga la pena escucharlo una vez, o tres”. ¿Veredicto? Sí vale la pena escucharlo muchas veces. Se trata de música con mucha onda, con ciertos tintes tipo Black Sabbath tipo Vol. 4, sobre todo en los riffs, aunque con una interesante presencia de los teclados, lo cual añade una vibra tipo Deep Purple. La voz por ejemplo, el estilo de cantar podría ser el de una banda de garage rock o incluso punk tipo new wave de los 80. Pero esa es la vibra, en realidad no se siente como algo sacado o refriteado de los 70 u 80, sino como algo con esa raíz, pero llevado a 2022.

Ahora, eso lleva a la descripción de la banda, porque tiene una alineación atípica de sexteto. Dos guitarras, teclado, bajo, batería y voz. Es música que no desentonaría ni un segundo en cualquier festival de metal que no sea de género específico (es decir, cabe en Wacken o Hellfest o Sweden Rock pero no en Maryland Deathfest), pero que tranquilamente puede hacer vibrar a la comunidad hipster en un Corona Capital o un Bonaroo.

La clave del concepto en Chapter 99 es el juego entre las guitarras y el teclado. Este último no está ahí sólo para poner camas y atmósferas, pero tampoco se va al otro extremo en el cual destaca tanto que parece un disco de teclados acompañado de otros instrumentos. Aquí los riffs se comparten entre los tres instrumentos, es como mover el caldo a fuego lento para que espese y aumente el sabor.

La única queja en todo caso es que apenas son cuatro canciones. Probablemente para quienes venimos de la época de los LP (iniciales para Long Play o Larga Duración) es muy poco, pero se entiende que liberar EP’s con pocas canciones es la manera en que consumen las generaciones más actuales, así que como dicen por ahí, agua y ajo. Chapter 99 es una joya que debe estar en la playlist de cualquiera que disfrute del stoner. No quiero imaginar la locura que sería un show tripartito entre ellos, El Chivo de Monterrey y The Wicked Ones de CDMX. Va por ahí, ¡altamente recomendable!