Si bien la pandemia y su consecuente confinamiento fueron un jab directo a la quijada que puso contra la lona a muchos proyectos musicales independientes de cualquier género, en el caso del rap hecho en México también ofreció la posibilidad de recluirse en los estudios, elucubrar en las sombras y planear la conquista del mundo una vez amainadas las aguas y la neurosis del encierro. Uno de estos casos es el crew chilango de hip hop El Monsón.

TXT:: Eduardo HG

El Monsón está integrado por los raperos A.A.G.G. Demente (hermano mayor de Tino El Pingüino), los veteranos Juancer el Bastardo, Yak-Mag y el tornamesista y beatmaker Neemeye, así como por el productor al mando de Bulbo Studio, Maiky Navajas, el productor, locutor y periodista de hip hop Asgard Mendizabal (a.k.a. La Risa de Asgard), y la artista visual Dhapower.

Viejos y nuevos conocidos, el colectivo se formó en torno a varias producciones colaborativas, que suman parte de lo mejor en cuanto a manufactura y sonido que desde la producción independiente se ha hecho en años. Ahora, en medio de la sobredosis de conciertos, eventos y festivales que vivimos, El Monsón presenta Bodega Jam este sábado 14 de mayo su primer concierto propio all stars, con un invitado, DJ Cee. Cee es el tercer integrante del legendario grupo de rap duro de Loma Linda, Naucalpan, Hood P, junto a su hermano, Dee, y Mof.

Desgranando al Monsón, Neemeye es uno de los DJ´s cultores del hip hop mexicano. Desde Tultitlán, Edomex, a mediados de los noventa comenzó en fiestas mezclando con cintas de casetes, luego dominó las tornamesas y la manipulación de sintetizadores, así como samplers análogos. La cosa es que no había registro de su producción, hasta que en 2020 lanzó con El Monsón Chief Neemeye, su primer álbum oficial con 12 tracks de rap instrumental y un par de piezas con Juancer en los raps. Beats, scratches y una producción muy cuidada: hip hop en estado puro.

En la misma lógica se encuentra Yak-Mag, un MC vetereano conocido por su paso por el seminal proyecto de rap capitalino, Microphonk; también hizo carrera como Dr. Young en Muthahupa, junto a Koopa Funk, y dió forma a Randee Marsh, con Maiky. Yak-Mag lanzó con El Monsón un nuevo disco como solista, el Catnip, y el EP Egregor sobre el contexto del confinamiento, ambos producidos por Maiky y Asgard, con Neemeye en los scratches. Se trata de la etapa más productiva de un rapero de técnicas samurai que, con bajo perfil y varias personalidades, se ha ganado un lugar como un letrista de ambiciones profundas a la vez que cotidianas, atravesado por un consumo ingente de cultura pop. Esto desde el día cero del género hasta nuestros días. 

Por su parte, Juancer el Bastardo es uno de los fundadores de la Jedi Revolver Crew, y uno de los MC´s con más garra y agresividad de su generación. En 2016 lanzó su más reciente placa en forma, Música de sobremesa, para luego editar sencillos y colaboraciones con varios raperos del sello y con La Risa de Asgard hasta el año pasado, indicador de que bajo El Monsón viene su nuevo disco, aún sin nombre, y un nuevo EP, El inmortal, cocinado aparte en Veretta Records.

A.A.G.G. Demente es un sui géneris del underground: skater, adicto al hip hop, psicólogo de formación y fan del terror literario, está activo desde la primera década del dosmiles. Primero bajo el proyecto Enviados del Infierno, junto a Dr. Destino. Luego daría forma al grupo Sentado a la derecha de Moria, con Tino y el mismo Destino. Desde entonces, el de raps oscuros y crípticos ha editado un par de placas en solitario, Vía Crucis y El rap es mío, y próximamente lanzará con El Monsón su placa Anochecer, de donde ya salió el sencillo “Áncora”. 

“Los monzones son lluvias tropicales catalogadas como devastadoras porque son muy fuertes, pero al mismo tiempo son necesarias para fecundar la tierra, porque, como se dan por temporadas, hay tiempos largos de sequías entre cada una. En español se escribe con z, pero a mí me gusta más el look en inglés con s, de ahí nombrar al crew como El Monsón”, dice La Risa de Asgard para Marvin.

Caigo en cuenta que en el rap mexicano en la pospandemia tiene mucho por contar. Y que de pronto los reflectores mediáticos, industriales y de redes sociales apuntan hacia sólo un par de lados. En ese sentido, caer a Bodega Jam es abrir el panorama y ver qué se está cocinando a niveles profundos, con artistas de primer nivel que llevan años en la escena, puliendo las skills mientras los demás perdemos el tiempo en el feed de Instagram, en la paradoja de consumir contenidos con el objetivo de paliar la ansiedad, misma que es causada por el hecho de estar ahí metidos. En fin, nada que el hip hop en vivo no pueda curar.

*¿Boletos? Consíguelos vía mensaje en las redes sociales de El Monsón; también puedes calentar motores con esta playlist con algunas bombas del line up.