“Regué las bromelias hace rato, cuando aún se sentía el viento frío que sopla por las mañanas en esta colonia, una de las más altas de Cuernavaca. Las bromelias son hermosas, pero también algo más. Si fueran solamente hermosas no les pondría tanta atención: la belleza es reposo, o al menos cierta forma de estabilidad, de equilibrio”, así comienza El baile y el incendio, la nueva novela de Daniel Saldaña París.

TXT:: Juan Carlos Hidalgo

La aparición de este libro con la editorial Anagrama es importante porque se trata de un escritor mexicano que resulta finalista del 39º Premio Herralde de Novela, en el que resultó ganador El año del Búfalo, del español Javier Pérez Andújar.

Se trata de un gran logro para un escritor nacional, toda vez que el jurado estuvo conformado por Gonzalo Pontón Gijón, Marta Ramoneda (de la afamada librería La Central), Marta Sanz, Juan Pablo Villalobos y la editora Silvia Sesé.

El baile y el incendio, de Daniel Saldaña París, se centra en la historia de tres amigos que se conocieron en la adolescencia: Natalia, Erre y Conejo, quienes, tras años sin verse, se entrecruzan en Cuernavaca.

Según la editorial, “el reencuentro del trío hace aflorar el pasado y los confronta con su presente: la amistad y el deseo, el lejano descubrimiento de la sexualidad, las complejas relaciones paternofiliales, la tensión de madurar y tratar de encontrar un sitio en la vida, las aspiraciones que se quedan por el camino y la creatividad que busca expresarse”.

Estamos ante una novela que tiene detrás a los incendios que azotan la región y la puesta de una coreografía que prepara Natalia, de allí “el baile” al que alude el título. Con su lectura, confirmaremos si es que el jurado ha tomado la decisión correcta a la hora de impulsar a este escritor mexicano.

Nota: Los 3 videos aquí puestos guardan un vínculo con Cuernavaca, ciudad donde se escribió Bajo el volcán, en la que residió Charlie Mingus hasta su fallecimiento y de donde procede la banda de indie folk, Neoplén.

También te podría interesar: Daniel Saldaña París pilotea ‘Aviones sobrevolando un monstruo‘