El plexiglass es un derivado del acrílico que se suele utilizar en los museos debido a la capacidad para ser moldeado y así no tener aristas punzantes, pero el principal motivo es por su grado de transparencia, por lo que permite ver con claridad el objeto al que protege; es así que resulta atractivo que los daneses de Efterklang hayan llamado así a su más reciente Ep.

TXT:: Juan Carlos Hidalgo

Apenas el año pasado editaron su álbum más reciente – Windflowers (City Slang)-, pero al parecer quisieron apelar a su lado más etéreo y mostrar también su intimidad a través de ese Plexiglass discográfico.

La prensa especializada insiste en incluirlos en el tándem del post-rock, pero cierto es que su sonido siempre ha ido más en el sentido de la folktrónica e incluso rozando el dream pop más sutil, pero el hecho es que han ido mejorando esa transmisión emocional en su música.

Esta entrega ya vale la pena debido a la brillantez de la vocalista Katinka Fogh Vindelev, quien se luce en “Limited Memory”; ella es una colaboradora habitual de Efterklang y sabe cómo elevar sus canciones y dotarlas de un aura casi mística. Aquí la mancuerna luce a plenitud.

Pero por si fuera poco, nada menos que Karl Hyde, miembro de Underworld, se hace cargo de la guitarra en “Rain Take Me Back Himalaya”, que comienza en plan de pop electrónico con unos glitches que nos remontan al sonido de comienzos del siglo.

Efterklang (Casper Clausen, Mads Christian Brauer, y Rasmus Stolberg) decidieron lanzar Plexiglass en el día más largo del año -el 21 de junio-, quizá para que la luz extra de la jornada hiciera resplandecer aún más a una quinteta de canciones introspectivas y hermosamente transparentes.

También te puede interesar: Anteloper y la “acuadélica” experiencia del jazz electrónico