Los estadounidenses Dying Fetus, una de las ofertas más extremas del cartel del México Metal Fest fueron ascendidos a “banda que ha sido presentada en el contexto de South Park” hace apenas unos días, en el episodio llamado “Band in China”, mismo que parodia la censura gubernamental en contra de los medios, en China, y como la industria del entretenimiento estadounidense hace ciertos ajustes, precisamente, para evitar esa situación y acceder al enorme mercado del gigante oriental. En el programa, los personajes de Stan Marsh (voz), Butters (guitarra) Kenny (bajo) y Jimmy (batería) tocan parte del tema “Second Skin” en el contexto de un festival folk. La canción tiene una pequeña edición para que, además de Dying Fetus, también se escuche un breve coro en voz de Butters.

El tema fue sacado del disco “Reign Supreme”, editado en 2012 bajo el auspicio de Relapse Records y fue incluso uno de los sencillos promocionales. Aquél fue el séptimo larga duración del trío y es el penúltimo que han lanzado, ya que el más reciente es “Wrorng one to fuck with”, del 2017.

A lo largo de su carrera, Dying Festus ha establecido su nombre como una de las fuerzas primarias del metal extremo, aparte de la calidad de su música, porque se han negado a sucumbir ante las presiones del llamado mainstream. En sus inicios sacaron discos desde un sello creado por ellos mismos porque de esa manera no tenían que comprometer su concepto. Más tarde firmaron con Relapse Records porque se les garantizó que nadie los obligaría a suavizar la música ni maquillar su fuerte contenido lírico (“Que se jodan tus Spice Girls y tu puto Pearl Jam, son pura mierda así que a chingar a su madre. Que se jodan Dave Mathews y tu puto REM, eres una maldita perra pendeja sin noción de nada”).

Dying Fetus, pocos tan extremos como ellos

Pasaron de ser un excelente apoyo para giras de bandas como Cannibal Corpse, Destruction, Kataklysm y Necrophagist a ser en la actualidad una banda que encabeza carteles en festivales temáticos y que es invitada a otros mucho más grandes por la presión de sus fans, como fue el caso con el enorme Download Festival, por ejemplo.

En 2014, ante lo que muchos consideraron un cartel flojo con Avenged Sevenfold, Aerosmith, Rob Zombie y Linkin Park como estelares, la gente comenzó una campaña con el hashtag #Whynotdyingfetus con la intención de que el festival tuviera bandas extremas. Al final, los promotores sintieron la presión de la gente y contrataron a los estadounidenses para darle una mayor potencia al cartel. Ciertamente no fueron los estelares, pero el detalle mostró que el metal extremo está vivo, y que Dying Fetus es una de las piedras angulares modernas del mismo.

La foto de portada es de Lexy2020.