Tras su Starry Night de 2019 la coreana afincada en Berlin Peggy Gou no había publicado nuevo material.

La dj y productora a pesar de ello, y de la pandemia, había visto crecer su fama tanto que su nombre ya asoma fuera del circuito de música electrónica. Anunciada en festivales generalistas pertenece a esa especie de artistas con una extraña capacidad de destacar sin apenas esforzarse.

Ya hace campañas para Louis Vuitton y para una ONG contra la caza furtiva.

Hubo incluso un momento bizarro propio de reality televisivo cuando en agosto Daniel Wang, dj norteamericano de origen taiwanés, compartió un largo texto en Facebook en el que acusaba a Peggy Gou de ser “una de las personas más toscas, vulgares, codiciosas, narcisistas, abusivas y problemáticas”

Pero Peggy Gou va a a lo suyo y por fin lanza nuevo material y lo hace en su propio label, Gudu Records.

Nabi es una delicia de dance pop noventero al estilo del japan synth pop ochentero con un piano de rave primeriza y ritmo de dub que cuenta con la colaboración vocal de OH HYUK.

De nuevo Peggy forma un hit electrónico sin aparente esfuerzo.