El crítico Pete Aston apuntó acerca de la obra del escritor inglés: “Adams ha desarrollado la ciencia ficción hasta un grado casi imposible, jugando con las ideas y las palabras con un desenfreno que bordea la más absoluta temeridad”. El célebre y multicitado autor de Guía del autoestopista galáctico, murió inesperadamente en 2001, siendo todavía joven -a los 49 años-.

TXT:: Juan Carlos Hidalgo

Se trata de un escritor al que le han tejido una serie de conexiones que incluyen a Kurt Vonnegut, Lewis Carroll hasta llegar a Groucho Marx y los fabulosos Monty Python. Casi todo puede embonar en su delirante e imaginativo universo literario.

Adams llevó su obra cumbre -y algunos derivados- hacia adaptaciones a cinematográficas, televisivas y teatrales, juegos de ordenador y cómics incluso toallas. Se trata al día de hoy de un universo literario en expansión, por lo que no extraña que su editorial en español -Anagrama- ofrezca una grata noticia.

El famoso sello librero, fundado por Jorge Herralde, ahora anuncia: “el inicio de otra biblioteca, en este caso una galáctica; la de Douglas Adams, con tres títulos icónicos de la ciencia ficción con personajes intrépidos e inolvidables y escenas cargadas de humor”.

La Biblioteca galáctica de Douglas Adams arranca con los siguientes títulos:

Guía del autoestopista galáctico

Un jueves a la hora de comer, la Tierra es inesperadamente demolida para poder construir una nueva autopista hiperespacial. Arthur Dent, un tipo de lo más corriente que esa misma mañana ha visto cómo echaban abajo su propia casa, considera que eso supera lo que una persona puede soportar. Pero, desgraciadamente, el fin de semana no ha hecho más que empezar, y la galaxia es un lugar extraño y sorprendente.

El restaurante del fin del mundo

Armados de la Guía del autoestopista galáctico, los protagonistas del libro más divertido que se recuerda continúan sus disparatadas aventuras, que les conducirán al asombroso Restaurante del Fin del Mundo. En esta segunda entrega de la “trilogía en cinco partes” (que gracias a las paradojas espaciales permite ser leída en cualquier orden), Ford Prefect, Arthur Dent, Trillian, Zaphod  Beeblebrox y Marvin, el Androide Paranoide, se enfrentan a una tetera automática de la que sólo mana un líquido asqueroso, al planeta condenado porque sus habitantes se empeñaron en tener más zapaterías de la cuenta y a un olvidado transporte espacial cuyos pasajeros, debido a toda clase de estúpidos retrasos, llevan novecientos años esperando que la nave arranque.

La vida, el universo y todo lo demás

En esta novela prosiguen las cósmicas y cómicas aventuras iniciadas en las dos anteriores; En este libro encontramos a intrépidos y conocidos personajes: Arthur Dent, el único humano que sobrevivió a la demolición de la Tierra; Marvin, el androide paranoide, el más depresivo robot de la historia de la literatura; Zaphod Beeblebrox, antiguo Presidente de la Galaxia y un tipo muy presentable, a quien le ocurre que tiene dos cabezas.

También te puede interesar: Cabaret de Galaxias #21: curar la ansiedad con polvo espacial y canciones