En palabras del propio Dave Grohl, líder de los Foo Fighters, la verdadera estrella de su show el pasado martes en el Sziget Festival de Budapest, Hungría, fue un fan que asistió al concierto en su silla de ruedas.

Grohl alcanzó a verlo entre el público durante un descanso de la banda y lo invitó a subir para tener una vista panorámica del resto del set desde el escenario.

“Señoras y señores, me gustaría decirle al tipo en la maldita silla de ruedas”, dijo Grohl en un video publicado por los propios fans en tiempo real. “Que él es la jodida estrella de este espectáculo”.

“¡My man! Te tengo una pregunta; ¿Quieres venir y ver el show desde acá? ¿Te gustaría subir? Trae a ese hijo de perra aquí ahora mismo. Vamos, ven a ver el show”, exclamó a gritos y con la total aprobación de la multitud.

La banda empezó a tocar su hit “Everlong”, mientras Grohl entonaba la melodía con un cariñoso abrazo a su invitado especial, quien tomó la guitarra del cantante y la lanzó triunfalmente al escenario.

Mira aquí este emotivo episodio, uno más de los ya clásicos y reconocidos desplantes conmovedores del gran Dave Grohl: