Luego de un receso de 5 años la banda regresa con Digital Pills, su nuevo álbum.

TXT :: Sergio Benítez

Digital Pills es el nombre del cuarto álbum de estudio de Dapuntobeat, banda que, luego de una pausa de cinco años presenta un material de estudio donde muestran un mayor trabajo vocal y riqueza de producción.

El material esta disponible en todas las plataformas digitales y ya preparan ediciones en vinil y CD para 2019.

“Puertas Automáticas”, “1979”, “High Definition” y “Boom Beats” son los sencillos que se habían podido escuchar hasta ahora y que son parte de los ocho temas que conforman el disco completo.

Digital Pills cuenta con las colaboraciones de la jamaicana Ammoye, Jesús Baez (Zoé) y el productor y MC, ILL Faded. La producción corrió a cargo de J.M. Salinas en colaboración con Phil Vinall y Hans Warner (Les Machines). Aquí una conversación con J.M.:

Vienen de un receso de cinco años, ¿a qué se debió?

Obedeció a la situación de la industria. El contexto de la música en México, en cuanto a la parte en vivo es limitado. Estábamos un poco cansados de la escena local; como que no había mucha diversidad de opciones para hacer lo nuestro. Estábamos más metidos en la parte de la producción en Panoram, produciendo a otros artistas.

¿A qué crees que responda el estado actual de la industria?

Puede ser por el poco arraigo que tiene nuestro género, comparado con otros o por alguna situación extraña de la industria en la que hay venues muy pequeños para desarrollarse y después están otros muy grandes. Parece que faltaría una oferta de lugares medianos, que no necesariamente impliquen la asistencia de muchísima gente. Necesitamos una oferta más diversa de locales de música en el país. De repente lo que más nos atraía era salir al interior porque aquí en el DF se quedaba un poco corto.

Estuvieron alejados de los escenarios pero trabajando en nuevas canciones.

Esta pausa tuvo que con eso; no nos parecía atractivo el contexto de la música en directo en México y pasó una serie de cosas entre un disco y otro. Tienes que darte la oportunidad de pensar las cosas, de volver a escribir, de volverte a enamorar del proyecto y reencontrarte. Ya luego nos llamamos para juntarnos de nuevo y empezar a construir el nuevo álbum. Sucedió aquí [en Panoram]: comenzamos a traer las nuevas ideas y hubo una pausa después de sacar los primeros sencillos hasta ahora. Los fuimos soltando uno por uno y nos dimos cuenta de que era una colección de canciones que cabían en Digital Pills.

¿Todas estas canciones son de tiempo atrás o trabajaron en temas nuevos específicos para este álbum?

Todas las canciones son de la pausa después de I/O. Fue un periodo bastante extenso en el cual nos dejamos de ver e hicimos música desde otro ámbito, un poco con ese desencanto que te digo.

En cuanto a las colaboraciones que aparecen en este disco, ¿cómo es que decidieron trabajar con ellos?

La historia de las colaboraciones siempre ha sido algo fortuito. En el caso de este álbum, cuando estábamos escribiendo “Boom Beats”, estábamos explorando los caminos que nos gustan de Jamaica, como el dance hall. De momento tuvimos la oportunidad de ponernos en contacto con Ammoye, intercambiamos un par de mails y de repente ya estábamos componiendo a distancia. Hay una cuota de suerte en esto y siempre logramos juntarnos con la persona indicada. En el caso de ILL Faded, empezó a venir al estudio, le pusimos los demos y colaboró en “1979”.

¿Hubo alguna otra colaboración que les hubiera gustado incluir y que no se logró?

En realidad hay montón de colaboraciones que nos gustaría hacer, pero creo que la dosis de invitados estuvo exacta para este álbum.

¿Qué podemos escuchar en Digital Pills a diferencia de sus álbumes anteriores?

En este disco hay una configuración de personajes más compleja. Hicimos los demos de una manera muy simple, pero después comenzamos a desarrollar las canciones con Phil Vinal e hicimos las dos primeras con él: “Puertas Automáticas” y “Hopeless”. Este disco tiene una carga mucho más profunda de letras, que es algo que se ha incrementado en cada álbum, al inicio éramos mucho más instrumentales.

Hasta el próximo año veremos este disco en formato físico, lo editarán en CD y vinil.

Es correcto, aunque siento que el CD es un formato casi en extinción y el formato físico ahora es más un lujo, en estos días la industria [de la música] se vuelve diferente y hemos podido ver cómo el streaming ha transmutado la forma en que se comparten las canciones, porque todo es mucho más inmediato. El vinilo se cuece aparte, es un formato mucho más consistente, desde el punto de vista técnico. Valía la pena tener en vinil este álbum, por las exigencias técnicas y de concepto. Después de la experiencia que tuvimos con I/O haciendo un vinil transparente, queríamos repetir la faena, para hacerle justicia a este álbum desde el punto de vista técnico y conceptual.

¿Cómo es la experiencia de trabajar con Phil Vinall?

Trabajar con él es increíble y enriquecedor, toda su parte musical está en su cabeza y todos los recursos que aparecen en el disco son más producto de lo que pasaba por su cabeza que por el equipo que estaba en el estudio.

¿Qué significa Digital Pills, musicalmente hablando?

Es un ajuste de cuentas, es “cómo recuperar la síntesis de un camino”. Es el disco que siempre habíamos querido hacer en la parte técnica, musical y de concepto. Llega en un momento de madurez musical exquisita. Es un álbum que nos gusta mucho a nosotros, me parece que es una muy buena síntesis de este camino, de esta transición que hemos hecho en estos años.