Si esto fuera una carrera, los avances tecnológicos nos llevarían la delantera.  Esta semana tres de las mayores empresas globales presentaron sus nuevos productos y servicios.

Apple renovó su sistema operativo , tanto para móviles (iOS 7) como para Macs (Maverick), además de que lanzó un servicio de música en streaming para competirle a Spotify.

Sony y Microsoft detallaron precios y funciones de sus nuevas consolas: Play Station 4 y Xbox One, que apuestan  a ser el único dispositivo que necesites en tu sala… claro, además de la televisión –y hay rumores de que Apple ya trabaja en una-.

Silicon Valley es el Usain Bolt del mundo. Tiene prisa por desarrollar y simplificar la vida de medio mundo, claro, además de enriquecerse más.  Mientras que nosotros somos el gordo de la cuadra que con problemas camina…

Seamos sinceros, ¿en verdad necesitamos un teléfono con pantalla milímetros más grande?, ¿una televisión con mejor resolución?, ¿o la nueva versión del videojuego de la NBA?

Salvo que sean ávidos consumidores, la respuesta es no.

Aún no terminamos un Gears of War cuando ya viene la secuela. No acabamos de instalar la televisión cuando ya está en descuento porque la nueva generación tiene WiFi. Llevo más de tres años con mi iPhone 3GS y a la fecha ya hay tres nuevos modelos del gadget… Y en unos meses, posiblemente, uno más.

La tecnología seduce, da estatus, y nosotros ahí vamos correteándola cual caballos desbocados.

¿Cuando el futuro nos alcance? ¡Bah! ¡Ya nos lleva muchos metros de ventaja!

Si no están actualizando su sistema operativo, subiendo fotos a Instagram o clavados en Final Fantasy, los espero en Twitter:

@RodolfoZapata

No more articles