El 2015 fue un gran año para el Corona Capital, los primeros headliners que anunciaron era Calvin Harris, Pixies (que repetían como headliner después de presentarse en la primera edición) y The Libertines que venían por primera vez a México. Había un nombre no anunciado pero todos sabíamos de quién se trataba, Muse se presentaría unos días antes en el Palacio de los Deportes así que claramente era la banda que se anunciaría una vez anunciando el sold out de la banda.

Dentro del cartel también encontrabas nombres como Ryan Adams que dio un side show del Corona Capital increíble en el Plaza Condesa, también estaba Death From Above 1979, quienes venían por primera vez a México y apenas se habían reunido para hacer un  show sorpresa en SXSW y después tocarían en Coachella como su reunión oficial.

Otro de los actos que se presentaban el sábado era un dúo de hiphoperos que por separado tenían una larga trayectoria y que juntos se convertirían en una institución en la última década. Run The Jewels está conformado por El-P de Brooklyn y Killer Mike de Atlanta, se habían unido para sacar su primer disco y regalarlo al público en 2013, un año después también decidieron regalar su segundo album. El Run The Jewels 2 dio mucho de qué hablar, se colocó en varias listas de lo mejor del año y era uno de esos actos que todos queríamos ver en el Corona Capital, al final no decepcionaron.

Otros de los actos que sorprenderían ese fin de semana sería Porter Robinson, no éramos tantas personas viendo el show pero los que lo vimos BOOM, nos voló la cabeza. Él sólo con sus juguetitos controlando la música y sus visuales que te iban llevando por una aventura como si fuera un videojuego, tal y como se ven sus videos. Porter Robinson se estaba robando el primer día del Corona Capital, si Title Fight estuvo bien bonito pero Robinson era una locura que iba a ser difícil de superar.

El segundo día lo cerrarían los Pixies y Calvin Harris pero volver a hablar de ambos proyectos sería reiterativo, ya sabemos el nivel que tienen ambos en sus shows así que nos seguiremos de largo. Mi mente estaba en 3 shows, el primero de ellos era un chavito de 21 años haciendo hip house, con su disco Ratchet lanzado unnos meses antes se había ganado elogios de muchos medios y al final del año se quedó con el número de 1 de los discos pop de Spin. Me tocó verlo paseando por el backstage como si lo hubieran sacado de un aparador de Urban Outfitters o de American Apparel. Cuando Shamir se subió al escenario puso a bailar a los que estábamos ahí.

El siguiente acto que esperaba con ansias era el de Mew, cantos angelicales para el colapso del mundo. Lo que vimos de los daneses fue espectacular, será uno de los shows que siempre recordaré de todas las ediciones del Corona Capital.

Vimos a los Pixies una vez más, dando un  show brutal, ahora no había otro escenario que interfiera con su sonido pero tal vez lo que más esperaba ese día era la hora de bailar. Fatboy Slim se presentaba en el Capítulo 6 del Corona Capital, tenía mucho que no veía a tantos amigos en una ficticia pista de bailar donde todos se estaban volviendo locos, el cansancio no fue factor para dejar de disfrutar Weapon of Choice.