Por Jesús Chavarría

En México, el mercado de cómics de licencia sigue ampliando su oferta y hay que aprovecharlo. Al margen de todo lo que tiene que ver con los superhéroes de las dos casas editoriales más predominantes –Marvel y DC–, lo más selecto del mercado independiente estadounidense, ahora están disponibles en el siempre conveniente formato de miniserie. Visiones de superhéroes decadentes y mundos musicales post-apocalípticos están aquí.

THE TRUE LIVES OF THE FABULOUS KILLJOYS, UN DELIRIO PUNK

Si después de leer la estupenda The Umbrella Academy, aún hay alguien que piense que Gerad Way era sólo un rockstar cumpliendo su capricho de involucrarse en el mundo de las historietas, tiene que darle un vistazo a lo que es su siguiente obra, un concepto punk irresistible desde sus orígenes mismos, previos incluso a lo que fue el disco Danger days: the true lives of the Fabulous Killjoys cuyo tercer malogrado videoclip que aquí encontró la continuidad.

Todo empezó en el 2009, cuando el también líder de My Chemical Romance, unido a su amigo y cómplice Shaun Simon, comienza a bosquejar la historia de un veinteañero que al descubrir cómo desaparecen las canciones de sus casetes de The Ramones, debido a las lucubraciones de una corporación empeñada en erradicar todo lo que pueda representar desorden, busca reunir a sus antiguos compañeros de andanzas para hacerles frente, los Killjoys. Sin embargo el proyecto quedó varado cuando Way y su banda regresaron al estudio para grabar un disco que después de varios meses de trabajo no les dejó satisfechos. 28 canciones fueron desechadas para dar paso un nuevo álbum, Danger Days, inspirado en aquella historia pensada para el mundo de las viñetas.

Los Killijoys regresaron para, a través de la música, deambular en un futuro post apocalíptico en donde las emociones son borradas con medicamentos. Pero eso no fue todo, luego de dos videoclips y al no poder realizarse un tercero, dieron el brinco a este cómic, solo para sacrificar sus vidas, salvando la de una niña destinada a hacer la diferencia en un universo que ha alcanzado los límites del delirio. Pandillas que matan por moda, robots prostitutas que ruegan por energía, vigilantes a quienes les lavan el cerebro una y otra vez, máscaras que deforman la realidad, conciertos y anarquía, son los ingredientes. Todo enmarcado por parajes desérticos tipo Mad Max, ciudades con reminiscencias a Blade Runner y voces radiales que taladran las conciencias como en la legendaria The Warriors, en ilustraciones sumamente pop obra de quien ostenta el título de ser la primera mujer en haber puesto su arte al servicio del mismísimo Batman, Becky Cloonan.

The true lives of the fabulous killjoys, sin duda es una pequeña joya que Editorial Kamite trae a nuestro país.

killjoys-3-pg-06-05a4f

JÚPITER LEGACY, MILLAR DA LA VUELTA A LOS SUPERHÉROES

Mark Millar es uno de los autores de cómics que hoy viven un idílico romance con otros medios. Kick-Ass y Kingsman: The Secret Service, películas basadas en dos de sus obras, son solo una muestra de ello. Pareciera que lo violento y ácido de sus propuestas –siempre acompañadas de cierta polémica– resultan irresistibles para el cine y la televisión. Tal es el caso de Júpiter Legacy, título que ya se encarrera para seguir los pasos de los arriba mencionados, y debemos decir que lo hace en el momento justo. Hoy que el cine de superhéroes está más que establecido y sobre explotado, resulta muy atractiva la idea de darle la vuelta, decantando los arquetipos y explorando otras posibilidades. Así pues, aquí vemos como los superhéroes más grandes de la tierra, han envejecido, son víctimas de su propio anacronismo, y sus hijos –herederos de sus superpoderes–, sufren las consecuencias de ser celebridades, con complejos y adicciones incluidas.

Por supuesto a Millar no le tiembla la mano a la hora de desarrollar esta premisa que camina a dos bandas, una sobre los orígenes de los protagonistas, la otra sobre cómo enfrentan las implicaciones políticas de este nuevo siglo y uno de sus rasgos más característicos, la fama como un mal crónico. Júpiter Legacy es una propuesta inteligente, directa y muy entretenida, que encuentra réplica en las viñetas de fondos simples y colores deslavados, perpetradas con precisión por Frank Quitely. Para México la pública en tomos recopilatorios –ideales para el público adulto–, editorial Panini, indispensable.

jupiters-legacy

No more articles