Cine/Series/TV

Climax: el viaje fílmico que debes de experimentar (si te atreves)

/
177,897
Climax: el viaje fílmico que debes de experimentar (si te atreves)

TXT: Toño Quintanar

Mientras el mundo pierde la cabeza frente a la inminente llegada de los Oscar 2019, una cinta de carácter marginal aún repta por algunos cines del país esperando a que te animes a verla.

Gaspar Noé siempre ha sido un director duro de roer. Su cine se caracteriza por potencializar al máximo los recursos propios del lenguaje fílmico para alterar de forma sumamente agresiva la percepción del espectador.

Prueba de ello es la escena de arranque de Irreversible en el Rectum; misma secuencia cuya sonoridad contiene un casi imperceptible chillido de baja frecuencia el cual se ha catalogado como “dañino” para el tímpano humano.

Climax (2017), la más reciente producción de este director de ascendencia argentina, no es la excepción.

giphy

Valiéndose de un uso de la cámara flotante el cual nos ofrece una perspectiva sumamente corporal de la narración, esta cinta se caracteriza por introducir al receptor en una experiencia sensorial que se siente en carne viva.

Por si esto fuera poco, el despliegue formal de la cinta es una auténtica erupción de estímulos visuales los cuales sugestionan sin miramientos la sensibilidad del público.

La combinación entre baile y drogas propiciada por la trama se transforma en la mancuerna perfecta para que el dispositivo fílmico construya una simulación plenamente inmersiva la cual es capaz de producir auténtico estados psicoactivos en el receptor.

giphy

En una época en la que lo políticamente correcto se alza como uno de los elementos con mayor valor dentro de los parámetros apreciativos del séptimo arte, da gusto encontrarse con una cinta cuyo objetivo primordial sea el de producir legítimas reacciones biológicas en el espectador.

Climax es una cinta la cual, a través de la vertiginosidad propia del plano secuencia, logra reproducir los estados alterados que son propios del consumo de drogas. Misma experiencia que, como te podrás imaginas, va de lo placentero a lo decididamente aterrador.

 

Auditorio BB