El mundo de la ‘normalidad’ se encuentra regido por múltiples estamentos y reguladores sociales que pretenden hacer de la existencia una estructura restrictiva, plenamente regulada por una serie de imposiciones que se encuentran al servicio de los grupos jerárquicos en  el poder. Sin embargo, a pesar de esta serie de imposiciones, existen refugios a los que las garras del control normativo no puede acceder, mundos paralelos que escapan a las imposiciones de toda forma de opresión. ‘ Te Prometo Anarquía‘ (2015), cinta dirigida por Julio Hernández Cordón, podría definirse como una de las reflexiones audiovisuales más interesantes con respecto a este asunto.

Ambientada en una CDMX que se antoja extraviada entre las sombras, esta producción podría comprenderse como una suerte de mezcla entre los géneros del romance y el coming of age; misma situación que se ve aderezada por una perspectiva urbana que se acerca de manera rigurosa al fenómeno skater así como a las filosofías insurrectas que son intrínsecas a él.

El gran valor de ‘Te Prometo Anarquía’ radica en su clamoroso llamado a la rebeldía, mismo que nos invita a deconstruir los regímenes políticos que pretenden controlar tanto nuestro cuerpo como nuestro porvenir. El abordaje que esta cinta propone con respecto a ciertas prácticas clandestinos -el negocio del mercado negro de la sangre como principal eje rector- no es más que una ingeniosa excusa para proponer nuevas configuraciones humanas que van más allá de toda forma de dominación normalizada; misma representación que nos invita a cuestionar nuestros propios dogmas como individuos quienes, en mayor o menor medida, estamos condenados a rendirle pleitesía a un sistema repleto de contradicciones e irracionalidades.

Sin más preámbulos, te dejamos con esta increíble cinta. Sólo relájate, prepara un tazón de palomitas y dale clic al enlace que nuestros amigos de Eyelet han preparado para ti.

 

 

 

Te puede interesar:

#CINEMARVIN presenta: Ciclo no Binario

‘Xenia’ de Panos H. Koutras    –    ‘Carmín Tropical’, de Rigoberto Perezcano