Hay canciones que trasponen el tiempo y el espacio para mutar y volver a fascinarnos. Esta vez nos adentramos en la jungla electrónica, echamos un trago desde el desértico Durango y pasamos por una verbena lisboeta. Aquí la psicodelia se va de fiesta y se homenajea a un gran compositor vasco que partió rumbo a otra dimensión. Además, hay lugar para la polémica picante.

TXT:: Juan Carlos Hidalgo

The Fratellis (Escocia) / “Yes Sir, I can boogie”. Vaya que este clásico de los años setenta es extremadamente maleable, atractivo e imperecedero; al encanto de la original con el dueto Baccara hay que resaltar la versión en español de Raphael, y ahora esta actualización retrofuturista en la que la que el cantante Jon Fratelli agrega total intensidad, aunada a partes a dos voces (hombre y mujer) estupendas. La banda escocesa no sólo potenció el tema, sino a ella misma.

Khruangbin feat Quantic (Estados Unidos/Inglaterra) / “Pelota” (Cut a rug mix). Este trío texano, amante por igual de la psicodelia que del soul, decidió agregarle un picor adicional a uno de los temas de su último disco, Mordechai (2020); y para ello escogió a un ciudadano del mundo, nacido en Inglaterra, que tiene doctorado en ritmos latinos. Will Holland -nombre de pila de Quantic- le puso mucho más feeling y jicamo a un tema cargado hasta de sabrosura aflamencada. ¡Menjurje exótico por donde se le escuche!

Monkey Safari (Alemania) / “Sunset”. En este tugurio intergaláctico somos hinchas de la música que hacen los alemanes Lars Rühlemann y Sven Fröhlich, a quienes han promovido como “los reyes de la jungla electrónica”, y vaya que la frase les calza bien; hay toda una referencia selvática en este corte que lleva al ritmo muy en alto y lo entrevera con referencias africanas. También en la aldea se puede montar un rave de alto octanaje. Esta pareja lo sabe de sobra.

Nortec: Bostich + Fussible (México) / “Vámonos de viaje”. Pasa el tiempo y la fórmula de estos visionarios tijuanenses no se agota; todo lo contrario, se percibe renovada, robusta y bullaguera. La calidad de producción se mantiene en lo más alto y tal pareciera que la estética Nortec apenas se inventó el día de ayer. Desde Tijuana -la esquina del mundo- se despega rumbo a dimensiones ignotas.

Buraka Som Sistema (Portugal) / “Kalemba (live)”. Este combo callejero se encargó se convertir al Kuduro en una expresión carnavalera a nivel planetario; de su lado tenían electrónica canalla y dura, más unas ganas de fiestear hasta morir con el corazón reventado. Esta es la versión en vivo de uno de sus temas más emblemáticos y éxito masivo que jamás perdió su esencia verbenera que proviene de sus raíces angoleñas. Aquí regresa a las vocales Pongo, quien también está brillando como solista.

Mother Mother (Canadá) / “Two”. Una vez más el rock canadiense demostrando lo bien que se le da la épica entrecruzada con el fenómeno pop. Esta canción procede de Inside, el octavo álbum de la banda procedente de la Columbia Británica. El resultado nos hace pensar en una versión sci-fi de Arcade Fire y la combinación de voces resulta altamente excitante. Se trata de una pieza rebosante de nervio y brío. ¡Pura fibra!

Aurora (Noruega) / “Cure for me”. Esta artista noruega posee un encanto y calidad inversamente proporcionales a su estatura -¡en la música es una gigante!-. Usa su magia de duende escandinavo para crear un alegato en contra de esas supuestas terapias a las que someten forzadamente a personas de la comunidad LGTB. Todo el poder del pop electrónico encauzado para una reflexión de gran calado.

God Is An Astronaut (Irlanda) / “All is violent, all is bright”. Su álbum de 2005 es considerado uno de los picos más altos del post-rock y de forma indiscutible el mejor trabajo de la banda del Condado de Wicklow. Fue su segundo LP y los músicos ya completan la decena. Pensaban presentarlo completo en gira, pero la pandemia lo impidió y decidieron grabarlo desde su terruño. Como es lógico en el género, hay una variación de intensidades que va del remanso al estallido. Un himno de la calma y la furia.

Spector (Inglaterra) / “Catch on the way back in”. La seducción a través de una gran melodía es marca registrada no sólo del Reino Unido sino de la tradición cockney. Estos londinenses tiran de sus costumbres y hacen una crónica musicalizada del vivir y morir en las tierras de la Reina Isabel. El grupo la concibió como la canción perfecta para acompañarse de varias pintas en el Pub y durante los momentos antes de que arranque el futbol.

All India Radio (Australia) / “Don´t turn around” (Aspecte remix). El talento del australiano Martin Kennedy no conoce medida ni límites y encabezando su proyecto, que arrancó en 1999, ha editado más de 25 álbumes y The Underworld es una prueba de ello, pues se conforma de material que quedó fuera de Afterworld (que también lanzó este año). Y aunque breve, este remix que le hace Aspecte muestra ese lado luminoso, las voces de ensueño y los subidones que le vienen de maravilla a su electrónica acaramelada.

León Benavente (España) / “Niño futuro”. El músico y compositor vasco Rafael Berrio murió en marzo de 2020 y dado que el grupo considera a esta canción una de las mejores escritas en español en las últimas décadas, decidió grabarla y hacerle un homenaje. Los de Abraham Boba hicieron suyo a un torrente de palabras que enlista todo lo que se puede elegir ser en la vida. Una manera muy lograda de seguir haciendo del rock una refinada y peleonera forma de arte.

Lázaro Cristóbal Comala (México) / “Gin”. Desde Durango se proyecta uno de los secretos mejor guardados de la escena nacional. Daniel Azdar es un compositor extraordinario, cuyas canciones son crónicas dolientes de la experiencia humana. Ahora fortalece su sonido con banda completa y no hace sino deslumbrar con un folk rock cuya línea vocal es como un quejído que se apodera de nosotros hasta en los peores momentos.

Jason Isbell and the 440 Unit (Estados Unidos) / “Sad but true”. Parece que al respecto al enloquecido, desproporcionado e ilógico disco conmemorativo del álbum negro de Metallica no queda sino entrarle por partes y evaluar cada pieza. ¡Menuda sorpresa de parte del country alternativo! El guitarrista y cantante nativo de Alabama inyecta una forma de energía distinta a la original, acelera con fuerza y hace lucir a la lap steel guitar. Puede ser que desde un granero la malignidad del tema también pueda aflorar.

Big Red Machine feat. Anaïs Mitchell (Estados Unidos) / “Latter days”. En 2018, Justin Vernon, el hombre que encarna a Bon Iver, y Aaron Dessner, talento desbordante de The National, crearon una agrupación alterna y en ella se despliega pletórica la elegancia y sensibilidad que les caracteriza. Ahora retornan y se acompañan de una artista a la que se ha considerado “la nueva reina del folk”. Una vez más han concebido una pieza nostálgica que logra conmover hasta a las piedras.

Emilia, Pardo y Bazán (España) / “El mal de la juventud”. Un excéntrico y estimulante debut discográfico de un grupo procedente de la ciudad de Toledo, que decidió usar (partido) el nombre de una famosa y polémica escritora gallega. Ésta es la canción que titula y cierra el disco y cuenta con un comienzo lento que nos hace acordar de Joe Crepúsculo hasta que más tarde acude al estruendo guitarrero indie. Una maravilla de letra entre irónica y crítica, que además cita a la voz que se escucha en los trenes españoles.