Por: Lisset Montes  @trrropicodeleo | Fotos: Kishi @kishis

La crisis funciona como un mecanismo que estimula la creatividad, se sabe. México y España siempre han guardado una estrecha relación musical, también se sabe. Gracias al idioma, podemos lograr un nivel de comprensión sobre la sociedad europea que jamás lograríamos de otra manera y las diferencias culturales se han entendido no sólo mediante el lenguaje, pero también gracias a su historia.

Cuando México se encuentra atravesando un parteaguas cultural similar al que España atravesó no hace mucho tiempo, platiqué con C Tangana durante su visita a la capital con motivo de su gira “Latino” alrededor de diferentes ciudades de latinoamérica.

Hablamos sobre su experiencia personal en esta construcción a partir de la problemática social y sobre cómo sólo encontrando lo que es para ti, se puede prosperar dentro -o fuera- del sistema. Mira lo que me contó:

Aunque has estado por acá en diferentes ocasiones, esta es tu primera gira por latinoamérica, ¿cierto?

He venido un par de veces. Anteriormente vine con el grupo Agorazein, y otras he venido yo sólo, pero han sido como tres o cuatro fechas cuando mucho. Esta es la primera vez que haremos una gira por más países y también la gira más larga aquí: haremos como 6 fechas en México. Estuvimos en Chile y fue genial; además era miércoles, para mayores de 21 y salió muy bien, se vendieron todas las entradas y el sitio sonaba bien. Ya estuvimos en Monterrey y Guadalajara y fue la bomba. A Monterrey habíamos ido dos veces y no había ido tan bien como Guadalajara que siempre ha sido un éxito; de hecho es el sitio fuera de Madrid donde más gente metemos. Monterrey se ha puesto a la altura este año.

¿Por qué estás girando por acá con Jesse Baez?

Le conocí porque el promotor nos puso juntos, aunque la primera vez que lo escuché fue en el Ceremonia y sí que me gusta lo que hace. Creo que en habla hispana no hay nadie que esté en su estilo, haciendo r&b actual con esa raíz negra que existe en Estados Unidos, ahí es un mercado propio y tiene que ver con lo que yo hago; va a ser un artista que va a dar bastante que hablar en el próximo tiempo y seguramente haremos algo juntos en algún momento.

¿Qué es lo que te ha permitido regresar ahora con más gente?

Mi música se ha movido por aquí. Al final yo también he continuado en una línea buena: lo que estoy haciendo -no es que a mi me parezca guapo-, pero está muy a la orden del día, ¿sabes? Ocupo un espacio, por lo menos en el mercado español, en el que no hay nadie más haciendo esto y bueno, simplemente es trabajar, seguir currando, hacer música y al final la gente te escucha.

Hablando de la línea, en un inició llevabas un tendencia mucho más rap y últimamente haces colaboraciones más tropicalizadas, más pop ¿Cómo ha sido esa evolución de una cosa a la otra?

Ha sido una evolución un poco natural porque yo siempre he escuchado mucha música. Lo que pasa es que no siempre he tenido los medios o la capacidad de hacer más cosas. Al final yo nunca he tocado ningún instrumento, nunca he estado vinculado a productores que pudiesen ir más allá a nivel melódico. He aprendido mucho en los últimos años y yo creo que ha sido esa la evolución de poder hacer todo lo que uno quiere. De hecho, a mi me gustaría poder hacer otra música de la que soy incapaz, me encantaría tocar en un trío de jazz o mantener el nivel de producción. Yo empecé a producir pero ahora ya no domino la técnica, todos los chavales están con el Fruity Loops y ahora no puedo ni entenderlo. Me gustaría llegar a muchas cosas y creo que ahora estoy en un punto en el que puedo llegar y hacer un tema que lo escuche todo el mundo y que no sea sólo para mi género.

¿Entonces tu enfoque es más bien está parte de la letra?

Es letra y melodía pero también hago un trabajo de producción, pero es como la producción en un paso atrás. Yo no estoy en el ordenador, yo hablo con productores para acercarme a los sonidos que yo quiero. Hay una parte importante de “creación de canciones”, luego está la interpretación o cómo se arregla finalmente, pero la creación de un tema, la estructura, el tempo y las melodías… todo eso es mi fuerte, ¿sabes? Las cosas que yo sé hacer, están ahí. Eso hago con mi música y también me gustaría hacerlo con la música de alguien más, trabajar con otros artistas en esa parte.

Tú música es en buena parte desde la experiencia, relatas algo que ha pasado, pero en otras es más bien tu interpretación emocional, ¿cierto? ¿Cómo es el proceso de transmitir una cosa y después transmitir la otra?

El story telling es que, si realmente te ha pasado algo que eres capaz de contar y lo sintetizas bien, siempre está bien y siempre es interesante. Es como una forma de comunicar muy evidente, como alguien contándote una historia, un cuento. Luego la otra es un poco más complicada, a veces te pasan cosas que la gente puede entender, y hay otras que te pasan que piensas que no las entendería nadie; yo tomo esas que pienso que la gente puede entender o que comparte conmigo, o encuentro cosas que son algo general o un problema de mi tiempo, algo que involucra a más personas y entonces sé que ahí puedo expresarme. En ese tipo de canciones, lo mejor es que te haya pasado y que tú tengas claro lo que quieres decir y, cuando lo dices, ya sabes que es para todo el mundo. A mi lo que me pasa es que, si no me ha pasado, si quiero contar una película, una emoción que no he sentido o me meto en un papel que está alejado de mí, lo que me sale es una mierda. Entonces, mejor hago cosas que conozco y sé que el resultado puede ser mejor.

¿Cuál es el filtro?

El feeling. Hay momentos en los que piensas “Esto es la polla” y luego hay veces que tratas de construir algo en específico. Tomas una influencia musical y dices “Quiero usar esto”, “Quiero meter una influencia de afro-beat en el pop de España” y eso es una búsqueda concreta que te puede salir o no salir. Hay veces que se busca -sobre todo en lo musical-, pero al final te sientas delante de un tema, lo escuchas, y si te remueve pues lo usas y si no pues lo desechas.

Ahora en México existe todo este apogeo de lo que sucede en España en cuanto al trap y rap: Pxxr Gang, Relz B y demás. Obviamente está la familiaridad con el idioma pero ¿qué crees que está pasando para que exista esta comunidad?

Creo que ahí hay una escena que está ahora mismo creciendo. Creo que es un momento en el que se puede profesionalizar la historia y realmente generar una industria y oportunidades para que más gente haga música y más gente exporte la música, pero no sabría decirte qué es lo que está pasando en sí. Creo que es una generación que se ha visto influenciada por otras cosas, también creo que el que nos haya ido mal como país nos ha dado empuje en plan de “ganas de hacer cosas”. Antes, España iba mejor pero todo estaba muy estandarizado, no había creatividad y se nos estaba parando la picardía; todo mundo tenía trabajo, al final si estudias tienes trabajo. Pero ahora las cosas están más jodidas y hay que buscarse la guinda y la creatividad ganó. Eso ha pasado, ahora la mayoría son artistas independientes sin disquera que triunfan antes de tener sello. Hay gente nueva y joven, hay que ver qué pasa.

¿Cómo sucede eso? En concreto, digamos que de la crisis nació este movimiento creativo, ¿no?

La crisis ha ayudado a que los jóvenes emprendan de una forma distinta de cómo lo hacían antes y que le echen valor a las cosas, que digan: “mira, no tengo trabajo, lo que he estudiado no me sirve de nada, no confío en la gente que tiene el poder en mi país, entonces haré yo mi movida, voy a hacer las cosas como a mi me salgan”, y al final eso genera más que seguir el proceso normal. La gente ha sudado, ha encontrado internet y en internet está el mundo entero… pues mira, para mi es. La gente está haciendo cosas a su ola, más libres y con más hambre.

¿Cómo fue tu proceso?

Yo siempre he querido hacer música. No tenía claro que me quisiera dedicar profesionalmente a esto porque no me gusta una parte muy importante de la exposición que no va con mi estilo de vida, por decirlo así. Pero también después de estar años currando y en curros de mierda, y viendo que había incompetentes con más poder y ganando más dinero que yo, dije “que les den por culo”, y me puse a hacer música profesionalmente y con una visión clara de dejar de trabajar para otra gente y trabajar para mi solo.

¿En qué momento fue cuando te diste cuenta que era lo que podías hacer de forma independiente y que ya podías dedicarte a esto?

Hubo un verano que dije: “Voy a ir por todas”, y saqué el tema de “C.H.I.T.O.”, tenía claro cómo abordar mi personaje a partir de entonces, cómo exponerme en España, con una visión estratégica de un año y a por todas y ver qué pasaba, si se podía o no y se pudo. Ahora estoy en un período para estabilizarme ahí, pero fue eso, decir: “que les den por culo, no quiero trabajar para otros, quiero trabajar para mi, voy a apostar al 100”, y salió.

¿Ahora qué viene para C Tangana?

Va a salir mucha música, acabamos de sacar un sencillo que se llama “Espabilao”. Describe el momento en que estamos ahora, nuestras aspiraciones y nuestros logros y yo creo que va a seguir creciendo esto, confío en ello y tengo unos años por delante para hacer mucha música, experimentar y darle la vuelta a la idea de que soy un artista underground. Estoy contento.