TXT: Juan Carlos Hidalgo

Bonobo aprovecha el legado de su álbum del 2017, Migration, para seguir ampliando la paleta sonora de su electrónica en la que han permeado elementos étnicos y partículas de jazz mutante, en la parte musical, y un abierto sentido del viaje en su concepto. Ahora no aborda el movimiento ajeno sino que da cuenta de su propio periplo existencial.

Simon Green, el inglés que encarna a Bonobo, adelantó que Fragments llegará hasta enero del 2022, pero mientras tanto ha adelantado “Rosewood”, que representa los movimientos que el músico y DJ tuvo que realizar para alejarse del confinamiento del Covid-19 y los incendios en California; este material es resultado de su incursión hacia lo profundo del desierto.

Acostumbrado a vivir en gira, Bonobo fue fuertemente sacudido por el parón súbito de la Pandemia, por lo que en el plano creativo probó nuevas alternativas; por una parte, se vinculó al teclado Fender Rhodes, mientras que también convocó al arreglista e intérprete de cuerdas Miguel Atwood-Ferguson y procesó las grabaciones que había hecho de la virtuosa arpista Lara Somogyi.

Fragments, que saldrá con el sello Ninja Tunes, será el sucesor del Ep que en colaboración con Totally Enormous Extint Dinosaurs editó el año pasado y cuenta con la participación de la cantante y poeta Jamila Woods, entre otros invitados. Y representa la manera en que el músico abstrae elementos naturales y los procesa hasta convertirlos en música.

Bonobo canalizó en “Rosewood” el recuerdo de su vida en movimiento constante y en total conexión con el público, por lo que encargó tanto la portada de Fragments como los visuales de “Rosewood” a Neil Krug, con quien ya trabajó en 2017, cuando la gira de Migration lo puso delante de 2 millones de personas que se encendieron con su música, que ahora se entrevera de distintas maneras con el entorno natural.

Tambien te puede interesar: https://marvin.com.mx/electronica-ecologica-espiritual-bonobo-y-olafur-arnalds-islandia-colaboracion/