Recientemente, se confirmó que los directivos detrás de la biopic Bohemian Rhapsody se encuentran en charlas con los miembros supervivientes de Queen para realizar una posible secuela de la cinta dirigida por Bryan Singer.

La verdad es que la idea se antoja bastante disparatada. Después de todo, Bohemian Rhapsody abarca casi toda la carrera de Queen.

Desde luego, sería interesante -y bastante fuerte- ver una cinta que abordara los últimos años de vida de Freddie Mercury; sin embargo, el talante “familiar” de la primera entrega nos obliga a definir esta idea como algo francamente irrealizable.

Después de su presentación en el Live Aid -evento que sirve de clímax en la cinta- Queen se embarcaría en una última gira por Estados Unidos.

Esta aventura final tuvo lugar en el año de 1986.

Johnny Rotten habla acerca de la muerte de Keith Flint.

Tras la confirmación del diagnóstico de VIH de Mercury, el cantante se mantuvo activo mediante proyectos discográficos como The Miracle (1989) e Innuendo (1991); sin embargo, sus últimos días de vida fueron una lucha constante frente al acelerado deterioro de su salud.

Una buena opción para esta supuesta secuela sería la de retomar la idea original ofrecida por Sacha-Baron Cohen, misma que pretendía abordar la historia del cantante a partir de una perspectiva un tanto más “shockeante”.