Hace algunos años Black Midi dejó atónitos a miles con su debut discográfico, principalmente a aquellos que juraban que el rock había muerto. Si bien aún hay cabos sueltos respecto al tema, la agrupación londinense se ha encargado de aclarar un poco el panorama mostrando que el género está más vivo y salvaje que nunca. El camino no ha sido fácil (tomando en cuenta que la banda ha tenido que suspender giras y sobrevivir a una pandemia, así como a la salida de su guitarrista), pero un segundo álbum de estudio, Cavalcade, muestra al combo listo para ir por todo.

“Lo que principalmente queríamos hacer con este álbum era ser más ambiciosos. No sé si en un inicio teníamos un plan en la cabeza, pero definitivamente no buscábamos lo mismo que en el primer disco; así que el tipo de idea que teníamos era progresar, crear algo mucho mejor, más desafiante e impresionante para nosotros”, explica sobre su nueva obra el vocalista y guitarrista de la agrupación, Geordie Greep.

A dos años de su debut, la banda ya figuraba en las listas de nominados al Mercury Prize gracias a Schlagenheim. Para muchos, hoy día este detalle hubiera significado una enorme presión por hacer algo que superara dicho trabajo; para Black Midi en ningún momento se sintió como una carga: “Si de algo sentimos presión fue de hacer algo que nos hiciera felices. Porque el primer álbum fue bueno, pero luego de tocarlo muchas veces pudimos notar sus fallas. Así que con éste sólo queríamos ser más honestos sobre quiénes somos, hacer algo que en realidad nos pusiera felices y de lo cual estuviéramos orgullosos: un álbum que perdure”.

Cavalcade se comenzó a cosechar alrededor de cinco o seis meses antes de que la pandemia de COVID-19 atacara al mundo entero. Sin embargo, eventualmente, los londinenses se vieron en la necesidad de buscar nuevas formas de trabajo para finalizarlo, situación que más que ser un obstáculo resultó fructífera. “Nos sentimos cómodos trabajando desde casa, separados, terminando los temas individualmente. Si hubiéramos estado en tour, hubiera sido una historia completamente distinta, el álbum hubiera sido otro. Fue una fortuna encontrar esta nueva forma de trabajo”, dice al respecto Geordie.

black-midi-cavalcade-disco

La agrupación ha demostrado no tener miedo a experimentar, a imponerse retos que la ayude a crecer y ser mejor, y su segundo material discográfico es la más grande prueba de ello. Cavalcade es, en palabras del mismo Geordie Greep, dramático, romántico y lleno de comedia. El sonido del grupo, en definitiva, ha evolucionado. En momentos el disco recuerda a los Black Midi que escuchamos y nos enamoraron en 2019; en otros suena a una agrupación totalmente diferente. Pero hasta este punto podríamos asegurar que justo en ello se encuentra la esencia, el sello más característico de la banda.

“Tratamos de ser más expansivos y dinámicos. Porque con nuestro primer álbum la cosa fue mucho de todo encima de todo; en Cavalcade realmente tratamos de incluir momentos llenos de pianissimo y silencio. Sonidos que ambientan los momentos más locos con fuego y al puro estilo Armageddon. El fin del mundo. Así que tratamos de cubrir ambos extremos”, agrega el guitarrista.

Por supuesto que para lograr la misión, los de Black Midi tuvieron que hacer cambios desde la raíz, lo que los llevó a cambiar de productor y estudio. En vez de enlistar a Dan Carey y reunirse en su estudio en Londres, la banda le apostó al talento del productor John ‘Spud’ Murphy, con quien trabajó en los estudios Hellfire, ubicados en una zona remota de las montañas Wicklow, al sur de Dublín, Irlanda. “Todo lo queríamos hacer completamente diferente, desde la composición de las canciones hasta los arreglos, pero si manteníamos al mismo equipo las cosas no saldrían diferente”, explica Greep.

Black Midi ya tiene algunas fechas en directo programadas, se concretarán en cuanto la situación de la pandemia mejore. Sabemos que la banda nunca ha sido muy predecible arriba del escenario, pero ahora, con esta nueva etapa, las cosas parece ser que se pondrán aún más interesantes: “Va a ser un reto muy divertido porque no podemos tocar las canciones de la misma forma en que aparecen en al álbum, es imposible. Así que el desafío estará en traducirlas en el escenario. Desde el primer disco buscamos que el público no cerrara los ojos en el show, como si estuviera escuchando nuestra música en un reproductor; en vivo, preferimos ofrecer algo único”.

Geordie Greep y compañía nunca paran; Cavalcade apenas vio la luz y ya se encuentran trabajando en su sucesor. Al respecto aún no hay detalles concretos, sin embargo Greep aseguró que mantendrá la línea que se maneja en su más reciente obra. Al final, con los Black Midi todo suele ser incierto.

Escucha Cavalcade dando click aquí.

Foto de portada: Prensa.