El también nominado al Latin Grammy, Benjamín Walker, lanzó “Luna En EL Desierto”, un tema que surge a partir de la descripción de un cuadro con u paisaje de Coquimbo, Chile.

BenjaminWalker_EntrevistaMarvin

“Y Arderán” fue la canción que pareció marcar la historia musical de Benjamín Walker y que lo llevó al Festival de Viña 2019 para representar a Chile en la Competencia Folclórica. Su trabajo ha llamado la atención de interpretes mexicanos como Carlos Rivera y El David Aguilar.

El pasado 19 de octubre Walker abrió la presentación de Rivera en el Auditorio Nacional. Lo mismo hizo en abril pasado, en el Teatro Esperanza Iris, abriendo el concierto de Silvana Estrada. A finales del mes pasado, Walker se tuvo diferentes presentaciones en distintas ciudades de México.

¿Cómo ha sido tu experiencia en México, considerando los acercamientos que ya tenías con Carlos Rivera y El David Aguilar?

Esta es la segunda vez en el año que vengo y son las dos primeras que vengo en calidad de arista para mostrar mis canciones. Tengo familia aquí, así que he venido desde pequeño y guardo mucho cariño con el país. Hasta ahora las dos han sido experiencias muy potentes. He conocido la escena de cantautores que hay acá, me involucré mucho con El David Aguilar, con quien hoy en día somos muy amigos. A principios de año le abrí un show a Silvana Estrada en el Teatro Esperanza Iris y esta vez a Carlos Rivera en el Auditorio Nacional.

¿Cómo te ha tratado el público mexicano en comparación con el chileno?

El público mexicano es especialmente caluroso y muy cariñoso; eso arriba de un escenario se siente por mil. Yo ya llevo muchos años toando en Chile, hay un público hermoso que asiste a los shows. En México hay un nivel de fanatismo único en el mundo.

BenjaminWalker_EntrevistaMarvin

¿Cómo describirías la apertura del público chileno para escuchar música mexicana?

Me atrevo a decir que México es el país que culturalmente más esta en Chile. El chilenos está enamorado del mexicano, en el campo chileno escuchan rancheras.

Más allá de lo obvio, ¿qué dirías que cambió para ti esa nominación al Latin Grammy que tuviste?

Hay un contacto con el circuito latinoamericano que se hizo mucho más explícito con esa nominación. Yo soy independiente, vengo de una escena de mucha autogestión, no tengo un major. Para mi llegar desde esa base de independencia a una órbita mayor de los Latin Grammy y poder conectar con mis ídolos como Natalia Lafourcade y Jorge Drexler, fue muy emocionante. Medio un salto de credibilidad muy grande.

¿A qué consideras como influencia de la música que haces?

Hay muchos nombres pero, vocalmente, creo que vi muy influenciado por Pedro Aznar. Bobby McFerrin también. En lo estrictamente musical, hay muchos nombres, Drexler y Víctor Jara y La Violeta.

Recientemente presentaste “Luna En El Desierto”, platícame sobre esta nueva canción.

Es una versión acústica que fue un ejercicio muy nuevo. Se trató de sentarme a ver un cuadro de la ciudad de Coquimbo, en Chile; como pre desierto, relieves de cordilleras y de cerros con la luna saliendo y de la fiesta de la Papilla, unas fiestas patrias chilenas. Se me ocurrió ir describiendo las ideas que surgían viendo este cuadro.

BenjaminWalker_EntrevistaMarvin

Es inevitable no preguntarte sobre la situación socio-política que se vive en Chile.

Lo que estallo en Chile, es algo que se gatillo por el alza en la tarifa del transporte público  y es esa la información que se ha dado desde fuera de Chile, lo que encuentro preocupante. El estallido social tiene que ver con lago que se lleva arrastrando en los últimos treinta años y que tiene que ver con el modelo politico social chileno. Son instituciones heredadas desde la dictadura y que se asumieron con el afán de volver a la democracia.

En el 88 hubo un plebiscito aceptando las reglas del juego de Pinochet, él pensó que no iba a ganar, entonces dejó que el plebiscito pasara y le dio vuelta a la mano. Recuperamos la democracia, pero el coso de eso fue haber heredado un modelo en que todos nuestros derechos básicos están privatizados. Hoy tenemos un toque de queda y eso para mi era sólo un cuento de nuestros papás, es penosos que ahora veamos que es una realidad. Las demandas del pueblo chileno son extremadamente legítimas.