Existen cintas las cuales, a pesar del paso de los años, conservan un ánimo de absoluta frescura.

Ése es precisamente el caso de Reservoir Dogs (1992), ópera prima la cual pondría de manifiesto -de forma sumamente temprana- esa ocurrencia narrativa que habría de ser el sello característico de la filmografía de Quentin Tarantino.

A continuación, te ofrecemos una lista con diez datos acerca de esta increíble producción:

-Durante el transcurso de la narración, nos enteramos de que el verdadero nombre de Mr. Blonde es Vic Vega. Su apellido es idéntico al del personaje interpretado por John Travolta en Pulp Fiction (Vincent Vega). Tarantino alguna vez comentó que ambos individuos son hermanos y que tenía contemplado rodar una cinta que los tuviera como protagonistas. Una idea que, tristemente, se quedó en el baúl del olvido.

-El actor Michael Madsen (Mr. Blonde) tuvo serios problemas al momento de realizar las secuencias de tortura exigidas por el guión. El histrión siempre ha tenido problemas morales con la violencia.

-Durante la filmación, se requirió de la presencia de un paramédico quien se asegurara de que los chorros de sangre artificial usados para las heridas de Tim Roth (Mr. Orange) se vieran lo más realistas posible.

-Tarantino tenía contemplado interpretar el papel de Mr. Pink; sin embargo, después de presenciar la deslumbrante audición ejecutada por Steve Buscemi, al director no le quedó otra opción más que darle el papel.

Quentin Tarantino tuvo incómodos roces con la casa productora de la cinta (Miramax) después de que éste se negara a retirar la secuencia de la tortura del policía. Los ejecutivos estaban seguros de que una escena de esa naturaleza era realmente inapropiada.

-En total, la palabra “fuck” es usada 272 veces a lo largo de la cinta.

-En cierta ocasión, la cantante Madonna le escribió a Quentin Tarantino para asegurarle que su interpretación del significado de “Like a Virgin” es completamente equivocada; ya que, según la intérprete, la canción habla de amor y no de potencia sexual.

-El productor Lawrence Bender tuvo la idea de “evadir” la censura de los ejecutivos rodando primero las escenas más “tranquilas” para después dar paso a las más violentas.

-El experto en efectos especiales Robert Kurtzman trabajó gratuitamente con la condición de que Tarantino escribiera un guión basado en un argumento que el joven especialista había ideado. Este trato dio como resultado la posterior realización de From Dusk till Dawn.

-“Money” de Pink Floyd estuvo a punto de ser la canción que sonaría de fondo durante la legendaria secuencia de los créditos iniciales. Sin embargo, un arranque de nostalgia llevó a Tarantino a escoger “Little Green Bag”, de George Baker.

-En cierta ocasión, Kirk Baltz aseguró que se había rodado una escena aún más gráfica y explícita de la mutilación de la oreja del policía; sin embargo, al observar esta secuencia, Michael Madsen aseguró que era “innecesaria y excesiva”.

 

 

 

 

No more articles