TXT: Toño Quintanar

No cabe duda de que Darren Aronofsky es uno de los directores que más ha dado de que hablar durante los últimos años. Esto a través de un cine que se vale de simbolismos poderosos y una estética transgresora para sumergirnos en una dimensión discursiva sumamente intensa.

Este año, el autor de Requiem for a Dream regresa a la andadas con una nueva producción de carácter esotérico la cual sorprende, tanto por su envolvente puesta en escena, como por la serie de interpretaciones que se deprenden de su narración.

A continuación, te ofrecemos una lista con diez interesantes datos de la sensacional ¡Madre!

-Según los rumores, el romance entre Darren Aronofsky y Jennifer Lawrence comenzó durante la planeación de esta cinta.

Jennifer Lawrence se concentró tanto en su personaje que, durante el rodaje de las últimas escenas, comenzó a hiperventilarse y se fracturó una costilla.

-La cinta fue grabada en 16 milímetros. De ahí viene su extraña atmósfera.

-El personaje de Jennifer Lawrence permanece descalza en varias escenas con el fin de enfatizar la relación que su personaje tiene con la casa.

-De entre las cintas que influenciaron esta producción, destacan títulos como El Ángel Exterminador, El Bebé de Rosemary y la de culto Collectiva Unconscious.

-La escena de la muerte del bebé dificultó que la cinta pudiera encontrar distribuidora. Empresas como 20th Century Fox se negaron tajantemente a relacionarse con el filme y Paramount aceptó hacerse cargo de la distribución sólo debido a la talla de los actores que estaban involucrados.

-A pesar de la enorme cantidad de teorías interpretativas que han surgido en torno a la cinta, Darren Aronofsky ha establecido una lista de símbolos para los personajes y el escenario. Jennifer Lawrence representa a la Madre Naturaleza, Javier Bardem a Dios; la casa es la Tierra, Michelle Pfeiffer y Ed Harris son Adán y Eva y los Hermanos Gleeson son Caín y Abel.

-La cinta recibió tanto abucheos como ovaciones durante su presentación en el Festival de Venecia.

-El título tentativo de la cinta era Day 6.

Darren Aronofsky escribió el guión en únicamente cinco días durante lo que él definió como una “fiebre alunicante”.