La querida Avril Lavigne cada vez está más lejos de aquella imagen desparpajada con la que apareció en nuestros radares. En el video de I Fell In Love With The Devil, la cantante parece despedirse de alguien o de algo. De sí misma.

Conduce una carreta fúnebre al tiempo que ella misma está dentro del ataúd. Luego, dentro de un bosque denso, parece bailar con el mismo diablo al que le canta.

Si lo ponemos en el contexto actual, la cantante pareciera querer advertir a quienes puedan escucharla de lo malas que son algunas relaciones. Y que lo mejor siempre será terminar con ellas por el propio bien.

En un mensaje, la artista compartió:

Escribí I Fell In Love With The Devil como un recordatorio constante de que algunas de las personas más oscuras del mundo pueden ser confundidas con ángeles. Esto va a recordarme mi valor y lo que merezco como mujer. A veces es complicado alejarse. Pero estoy harta del desamor y sé lo que merezco. Por favor, permite que mi canción te recuerde no permitir que los demonios de alguien más te hagan menos. Voy a romper este pinche ciclo, y enterrar todas las relaciones tóxicas y las cosas que las personas que me hicieron en el pasado, presente y futuro.

Voy a enterrar la constante angustia y el trauma, cerrar el ataúd y nunca mirar atrás.

La estética del video se logró con la dirección de Elliot Lester y el vestuario de Kit Scarbo. Ahora, Avril Lavigne tiene un largo camino por delante con una serie de fechas para su tour.

No more articles