Antiqva es un sexteto multicultural de melodic black metal, aunque también es llamado black metal de cámara. Esto muy probablemente porque su primer sencillo, “Funeral crown”, tiene muchos elementos clásicos de black. Sin embargo, su segundo sencillo, “Anadem Gyre”, es algo muy distinto y extravagante.

TXT:: Luis Jasso

El proyecto fue fundado por Xenoyr (Ne Obliviscaris) y Lindsay Schoolcraft (The Astroplex, ex Cradle of Filth) mientras estaban de gira por Europa en el otoño de 2015. En el caso particular de “Anadem Gyre”, la banda explicó que se trata de “una canción lanzada sólo en vinil en 2020 como lado B de nuestro sencillo ‘Funeral crown’. Tiene un muy marcado elemento de folk oscuro que también es parte de nuestro sonido. Podríamos decir que una parte de esto irá infundida en la columna vertebral del sonido black metal de cámara y es algo de lo que se puede esperar de nuestro álbum debut. Cantamos en rumano en todas las canciones porque pensamos que sería apropiado respetar a un país tan rico en espíritu, carácter y folclore”.

Pero la banda contempla además a otros músicos de bandas reconocidas. Por ejemplo, el bajista, Memnoch estuvo en Old Man’s Child y Susperia; el chelista Dalai Cellai es músico en vivo de The Ocean Project y Solstafir; la baterista y arreglista Justine Ethier es miembro también de Karkaos y Blackguard, por ejemplo.

Decididamente el proyecto es de entrada para los amantes del black experimental, que no se rasgan las vestimentas si no hay blast beats ni voces chirriantes y que aceptan los sonidos de la oscuridad ofrecidos en diversos formatos, con la temática negra como centro de mesa. Sabemos que el mundo de la música sería más placentero sin las etiquetas. Por ejemplo, definir algo como black metal, antes de cualquier otro calificativo (melódico, de cámara) de inmediato crea una referencia sonora en la mente del escucha. Así ha sido el Black: Darkthrone se considera dentro del género pero también los últimos discos de Burzum, así que lo ideal es escucharlo y si los sonidos resultan agradables, entonces vale la pena clavarse un poco más y si es necesario, ponerle una etiqueta.